El civismo, se dice, debe ejercerse desde el seno del hogar para poder, bajo ese parámetro, actuar con los miembros de la comunidad y así poder llegar a lo que se denominaría ser un buen ciudadano.

Se un buen ciudadano y trabaja para forjar un país mejor

El civismo, se dice, debe ejercerse desde el seno del hogar para poder, bajo ese parámetro, actuar con los miembros de la comunidad y así poder llegar a lo que se denominaría ser un buen ciudadano.

Algunas instancias públicas y privadas encargadas de la educación cívica motivan a los mexicanos a recordar el valor del civismo.
 

Dieciséis mil 417 personas participaron en la encuesta que navegó por la web del Instituto Federal Electoral (IFE) en donde se cuestiona cuáles son los valores más importantes para la vida de los mexicanos. Del total de participantes, un 27% aseguró que el respeto, 4% dijo que el diálogo, 1% que la solidaridad, 25% afirmó que es la honestidad, 10% expresó que la justicia, 5% que la paz, 9% señaló que la libertad, 1% que la autonomía, 5% la democracia, 8% da su voto para la responsabilidad y nadie votó por la valentía.

Otra de las instancias que promueve el civismo y la participación ciudadana es la Asociación Nacional Cívica Femenina, la cual elaboró el Manual del Buen Ciudadano ya que considera que todos somos responsables del desarrollo y bienestar del país, que la falta de interés de los ciudadanos y la apatía de los mismos obedece en parte a la falta de información de sus derechos y obligaciones.

En este manual se recuerda que un buen ciudadano es aquel que es: participativo, generoso, valiente, patriota, cooperativo, solidario, responsable y respetuoso.

Mientras tanto, de acuerdo con la encuesta nacional de cultura política llevada a cabo por el IFE y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), denominada La naturaleza del compromiso cívico: capital social y cultura política en México, estos son los resultados obtenidos:

Los mayoría de mexicanos hoy tienen un escaso interés en la política y piensa que ésta tiene que ver poco o nada con su vida diaria. Mientras tanto, más de 40% no sabe qué es el interés público.
 
Además, tienen una desconfianza social, puesto que el nivel de confianza de los ciudadanos en las instituciones políticas es muy bajo. En una escala de 1 a 10 los diputados y los partidos políticos obtienen 5 puntos, el gobierno en general se acerca al 6 y sólo algunas instituciones públicas obtienen calificaciones superiores a 6.

Se cree que primero esta el bienestar propio

Los ciudadanos le dan a la familia nueve puntos de confianza. Pero la desconfianza se extiende a otros sectores de la sociedad, fuera del reducido círculo familiar, pues aunque los vecinos y los compañeros de trabajo obtienen alrededor de 7 puntos de confianza, tres cuartas partes afirman que “la gente se interesa sólo por su bienestar”, y casi dos terceras partes creen que “todos se quieren aprovechar de uno”. Un tercio de los ciudadanos está en desacuerdo con la afirmación “aquí donde vivo la gente es honrada y se puede confiar en ella”.
 

Los mexicanos actualmente  experimentan poca cooperación y participación en asuntos públicos. Más de 40% de los ciudadanos piensan que mientras en su casa las cosas estén bien, no les interesa lo que pase en la política, por ello su participación en partidos políticos es muy baja.

La mayoría participa poco (54%) o nada (33%) en las actividades de la comunidad, y una minoría colabora en asociaciones de colonos (22%), organizaciones ciudadanas (28%), asociaciones culturales (26%); mientras que pone más interés en desfiles, “actos cívicos” (41%) y en eventos de asociaciones religiosas (42%).

La tolerancia

Casi una cuarta parte de los pobladores cree que “el pueblo puede desobedecer las leyes si le parecen injustas”. La misma proporción piensa que la ley en México no se aplica en forma igualitaria. En este sentido el 55% opina que en nuestro país la gente no respeta las normas.

Esta percepción de la ley explica por qué un tercio de los ciudadanos están de acuerdo con que “un funcionario público saque provecho de su puesto, siempre y cuando haga cosas buenas”.

 

Imprimir
PDF