Para un mejor aprovechamiento de los recursos y del tiempo, cada uno de nosotros desempeña funciones diferentes, por lo tanto complementarias. Y si todos formamos parte de un mismo engranaje, para que todo funcione mejor debemos tener una buena comunicación. Esa comunicación se logra a partir de la sociabilidad.

Sociabilizar es el mecanismo que nos facilita interactuar con otros para poder realizar actividades para el bien común. Nos permite conocer los intereses de los demás, pudiéndonos así acomodar en los ambientes donde compartimos intereses, que por lo tanto se potencializan para beneficio de todos.

La sociabilidad se empieza a desarrollar desde la niñez, con los familiares, con las visitas, desde el primer instante en que pisamos la escuela, y así empezamos a conocer nuevos mundos, y nos damos cuenta que no solamente lo que pensamos y creemos es lo que existe.

Alguien que no es sociable difícilmente tiene amigos y está condenado a la soledad. Además es muy difícil trabajar con personas que no quieren comunicarse con nosotros.

Quien no es sociable no se da tiempo de conocer a la gente y la juzga desde la primera impresión. Ser discreto no significa ser antisocial, como ser entrometido tampoco significa ser sociable. Hay que ser respetuosos con los demás.

Hay quien cree que vivir aislado y sin comunicarse con los demás es no molestar a otros; pero en realidad eso es egoísmo, porque todos necesitamos de todos, y todos tenemos algo que dar a todos. Por naturaleza el ser humano es sociable. Trabajamos en equipo, creamos comunidades para vivir.

Conocer gente nos enriquece. Aprendemos de los demás, descubrimos otros horizontes, otras maneras de ver la vida, otras alternativas.  A través de los demás podemos conocernos a nosotros mismos, por lo que la sociabilidad mejora nuestra autoestima.

El ser sociables no significa necesariamente que nos tenemos que hacer amigos de todos aquellos con quienes tenemos contacto pero sí nos permitirá tener una mejor relación con ellos, ya sea de trabajo, de estudio, o de convivencia vecinal.

Procura relacionarte con la gente que te rodea. En el trabajo, en la escuela, en la colonia. Saludarlos ya es una forma de hacerlo. Mientras más conoces a los demás más los entiendes, y tu convivencia se hace más ligera. Si eres sociable encontrarás tu lugar en la comunidad más fácilmente y muchos puntos de apoyo.


Del libro Hacia un mundo feliz… HOY, de Gerardo Paz

Más sobre el tema:  www.elvalordelasemana.com.mx
TV. El valor de la semana: Sociabilidad (Descargar)Si tienes problemas para realizar la descarga, haz click con el botón derecho sobre la liga  y selecciona Guardar Destino como...


Imprimir
PDF