Mabel Salinas
Salen de sus hogares por diversas causas: problemas políticos, guerras, persecuciones, discriminación, entre otros males. Se van con la esperanza de regresar, pero ésa se vuelve la primera incógnita de su nueva vida

Salen de sus hogares por diversas causas: problemas políticos, guerras, persecuciones, discriminación, entre otros males. Se van con la esperanza de regresar, pero ésa se vuelve la primera incógnita de su nueva vida.

Son refugiados. Esos hombres, mujeres y niños que llegan a otros países en busca de ayuda y no siempre la reciben.

Este 20 de junio se conmemora su día, y en Yoinfluyo.com no lo podemos dejar pasar como uno más del calendario.

¿Acaso hay alguna institución que se encargue de brindarles asistencia humanitaria y protección a estas personas?

La respuesta es afirmativa, y se trata del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

UN POCO DE HISTORIA...
separacion

El ACNUR se creó mediante una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1950. Su primera intervención se dio al siguiente año para ayudar a establecer a los refugiados de Europa que carecían de hogar, tras la Segunda Guerra Mundial.

En estos casi 58 años de existencia, este organismo ha estado presente en diversos conflictos. No siempre ha salido victorioso, pero eso sí, ha tenido casos en los que la asistencia prestada a los desplazados ha sido todo un éxito.

Entre la ayuda que otorga se encuentra la protección legal, la cual se puede dar gracias a la Convención de 1951 en donde se estipula que su mandato principal es garantizar el amparo de las personas desarraigadas en el mundo. Esta convención “promociona los derechos humanos básicos de los refugiados y la no repatriación contra su voluntad a un país donde sufran persecución”, se explica en su página de internet.

Asimismo, ayuda a los refugiados a repatriarse a su nación cuando las circunstancias lo permitan, a integrarse al país en el que se asilan o incluso reasentarse en una nación tercera.

“El ACNUR promociona los acuerdos internacionales sobre los refugiados, colabora con los estados en el establecimiento de estructuras de asilo, y actúa en calidad de observador internacional en relación a los asuntos de los refugiados”, se explica en el portal.

IRAK Y LOS REFUGIADOS KURDOS
separacion

Después de que las tropas iraquíes fueron desplazadas de Kuwait en 1991, tras la Guerra del Golfo, se suscitó una rebelión interna al norte y sur de Irak. Fue así que el ejército, por orden de Saddam Hussein, respondió contra la población, provocando la huida de 450 mil kurdos y de 70 mil iraquíes.

El ACNUR había dispuesto provisiones de ayuda, pero solamente para 35 mil personas en Irán y 20 mil en Turquía, pero su capacidad fue rebasada por el número de refugiados que salieron de Irak.

En ese entonces, Irán era el país con mayor número de refugiados en el mundo, por lo que pidió ayuda al ACNUR, el cual colaboró con las autoridades locales para manejar la afluencia de personas y administrar los campamentos de refugiados.

Los kurdos que huyeron hacia el norte de Irak no encontraron la misma respuesta en Turquía, ya que esta nación, por anteriores conflictos con los kurdos, cerró sus fronteras. Cientos de miles de personas fueron abandonados entre los pasos de montaña –cubiertos de nieve– que se encuentran en la frontera entre los dos países.

Finalmente, el Presidente turco, Turgut Özal, propuso el establecimiento de un campamento de refugiados temporal en el norte de Irak. Sin embargo, el ACNUR no estaba de acuerdo con la medida, pues era difícil garantizar la seguridad de los refugiados kurdos y de la asistencia humanitaria –por parte del gobierno de Hussein–, por lo que abogó por un regreso gradual. Finalmente, su actuación en el conflicto fue esencial para la supervivencia de millones de kurdos e iraquíes civiles.
RUANDA, LA PUGNA ENTRE HUTUS Y TUTSIS
separacion

El Frente Patriótico Ruandés (FPR) atacó Ruanda en 1990, lo que desembocó en una supuesta repartición del poder que nunca se llevó a cabo. Con el tiempo las tensiones entre los hutus y tutsis (dos razas que compartían un mismo territorio), aumentaron, especialmente después del asesinato del Presidente de Burundi,  Melchior Ndadaye en 1993.

Así inició la ola de homicidios masivos de tutsis en Burundi, y posteriormente la de hutus. La muerte de los Presidentes de Ruanda y Burundi, Juvenal Habyarimana, y Cyprien Ntaryamira, respectivamente, fue un pretexto de los extremistas de esa raza para tomar el poder de Ruanda. Comenzó, pues, el genocidio contra la población tutsi y todos aquellos hutus con postura moderada.

Cuando el FPR se hizo del poder, más de dos millones de hutus salieron de Ruanda para refugiarse en distintos países cercanos, los mismos a donde 30 años atrás habían partido los tutsis. El ACNUR se enfrentó a múltiples contrariedades. De los dos millones de desplazados, el organismo calculaba que 1.2 millones estaban en el Zaire, 580 mil en Tanzania, 270 mil en Burundi, y 10 mil en Uganda.

“Dadas la rocosa topografía volcánica y la ya elevada densidad de población, la zona circundante es casi del todo insuficiente para la construcción de emplazamientos para albergar a los refugiados. Los recursos de agua son gravemente deficientes y prácticamente no existe una infraestructura local con capacidad para sostener una operación humanitaria de envergadura”, dijo la alta comisionada, Sadako Ogata, al describir la situación.

La inestabilidad política en África, la violencia, la falta de recursos y las epidemias, hicieron que la labor de la ACNUR fuera una catástrofe. El intento de repatriación de los refugiados de Zaire a Ruanda fue un fracaso; además, un estudio realizado por la institución decía que el FPR continuaba practicando violaciones a derechos humanos en el país.

En 1999 el ACNUR reanudó la repatriación de los refugiados ruandeses que habían sobrevivido. Regresaron más de 35 mil, mientras que muchos otros se expandieron al migrar a otras naciones.

MYANMAR, UN CASO ACTUAL
separacion

Como respuesta al ciclón que desoló a Myanmar, el ACNUR pidió el envío de material para refugio y utensilios para el millón de víctimas que perdieron su hogar. Envió un primer cargamento de 32 toneladas de material de emergencia para alojamiento, así como 25 toneladas de ayuda humanitaria, y mediante el puente aéreo proporcionó material de alojamiento a 22 mil personas.

La distribución de ayuda se dio mediante el Comité para la Gestión de Desastre del Gobierno y la Cruz Roja de Myanmar. Pero su preocupación principal es el alojamiento a las víctimas y los refugiados que de este país se desplazaron a Tailandia.

Hasta el momento, sus esfuerzos por ayudar a dicha población no se han topado con contrariedades como la anterior.

Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking