Profesores: profetas o proficientes

 

15 de mayo de 2008

Era dichararecho, listo y muy chilango; fruto neto de una simbiosis entre el laicismo oficialista, la moralidad insobornable, y el pragmatismo –que permite sobrevivir–. Agudo y reiterativo hasta el cansancio. Le encantaba cambiar una palabra por otra que fonéticamente fuera similar, aunque el significado literal cambiara por completo.

Durante una temporada se refirió a todos los demás como “maestro”. Fue una moda del sector burocrático en todas las instituciones, que utilizó la palabra “maestro” como apelativo: “mira maestro”, “óyeme mi maestro”, e incluso “sabes maestro”.

Pero también intercambió “profeta” por “profesor”. “¡El profeta!”, así solía denominar a un conocido suyo, que algunas veces trabajó de profesor.

Gracias a este recuerdo me he puesto a cavilar en las siguientes duplas: “maestro–maís-tro”, y  “profesor–profeta”. La primera me recuerda otras ideas extravagantes a lo que quiere ser este argumento. Cuentan que Carmelita Romero logró civilizar, en parte, a Porfirio Díaz, y que colaboró a darle en sus retratos ese aire augusto que tuvo hacia finales de su siglo.

Pero cuentan también, que cuando a don Porfirio alguien le resultaba molesto, decía como para sí mismo pero asegurándose de que lo oyeran los otros: “ese gallo quiere su máis”, loque en muchas ocasiones era interpretado como darle su mole, y que supone, indefectiblemente, el sacrificio del pollo.

Lo que en Don Porfirio era indiscutiblemente un asunto de orígenes prosódicos, es para mí un tema de significados culturales. Tal vez porque orígenes y significados remiten a identidades.

Máis es maíz, que aunque mal pronunciado, remite a un alimento básico. En México el maestro de escuela proporciona el conocimiento básico para la educación, y por eso es máis-tro, que a mí me suena como el que trae-el-maíz. En todo caso, el máis-tro es el que sabe o el que pone los cimientos del posterior florecimiento. El maestro transmite, entrega o proporciona. Da seguridades y permite el arraigo. Pone bases y es un elemento básico inicial del desarrollo del educando.

Por ello, en ciertas ocasiones, y refiriéndome a mi propio trabajo, me considero un auténtico “maestro–máistro–rural”, pues además de trabajar en una ex-hacienda, mis métodos se parecen a los del que pone los fundamentos, sin cuidarse de lo que resulta políticamente correcto. Dejando aparte lo biográfico, maestro incluye la idea del que logra cierta perfección en términos de desempeño o de sabiduría, cosa que ciertamente no es biográfica en mi caso.

Por lo que respecta a “profesor–profeta”, las implicaciones son claras. El profesor –digámoslo pleonásticamente– profesa. Es decir, ejerce –según el diccionario– una ciencia o arte. Y ejercer –también según el diccionario– es ejecutar los actos propios de esa ciencia o arte. El profesor es un iniciado en la tarea de su especialidad.

Una primera aproximación nos presenta al profesor como experto conocedor que realiza las acciones propias de la profesión, es decir, de aquello que se ha hecho oficio y que confiere un estatus en la vida, lo cual de alguna forma remite a ser maestro.

Si hay algo que el profesor añade a la connotación de maestro –como iniciador en las tareas del espíritu o de la materia–, tendría que ver con el sentido o proyección del quehacer que da un lugar en el mundo. De ahí que la consonancia de mi amigo “profesor–profeta”, me remita a mí a la cuestión del significado, lo que me lleva a la idea del sentido, de la proyección y del futuro.

Actividad presente sin futuro avizorado es inconducencia. Lo inconducente no lleva a ninguna parte, es realización de una acción sin finalidad que agota recursos, energías y lastra los ideales. Acción consumida en el presente es materialismo craso que desvaloriza a la persona: trabajo profesional del que profesa la nada como destino o el interés inmediato como justificación. No supone distancia respecto del objeto, y niega por ello la libertad.

Si se quiere ser profesor, se debería ser profeta. Los profetas se caracterizan por tener visión y un sentido de misión insobornable, pero también es verdad que muchas veces se ha querido sobornar a los profetas.

Los profetas, sin embargo, no son siempre aceptados. El profeta sabe que no vino a ganar un concurso de popularidad. No hay profeta en su propia tierra, por ello, la distancia entre profesor–profeta es la misma que entre profesor y proficiente. Proficiente –nuevamente es del diccionario– es el que saca provecho de una cosa. Se parecen, pero no es lo mismo; no es publicidad, sino una cuestión de sentido, y eso es también una cuestión de fondo y forma.
 
fg.z@hotmail.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking