Piden que Mancera vete Ley de Jóvenes del DF

Organizaciones de la sociedad civil sostienen que la Ley de las y los Jóvenes de la Ciudad de México vulnera los derechos de los menores y sus padres.

Organizaciones de la sociedad civil llaman al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, a ejercer su derecho de VETO para evitar la promulgación de la Ley de las y los Jóvenes de la Ciudad de México, debido a que dicha iniciativa vulnera los derechos de los menores y sus padres.


Derechos de los padres


El pasado 9 de junio del presente año la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó dicha ley haciendo nulo el derecho de la sociedad civil de informarse y emitir su pronunciamiento respecto a ella.

Es por ello que la Comisión Mexicana de Derechos Humanos (CMDH), Red Familia, ConFamilia, Voz Pública, Pasos por la Vida, Informando y Unión de Voluntades se oponen enérgicamente a situaciones aberrantes como son:

1. Establecer como destinatarios de la norma a menores de edad de entre 12 y 17 años 11 meses, lo que tiene graves implicaciones en el ámbito de educación, de salud (sexual y reproductiva) y laboral.

2. Permitir que las niñas de 12 años puedan acceder a la asesoría en materia sexual en los Centros de Salud, sin necesidad de autorización de los padres, incluyendo la abortiva anticoncepción de emergencia.

3. Que los menores de 12 a 17 años sean apoyados y orientados por el Gobierno para que cuenten con servicios médicos y jurídicos que les permitan “construir” su identidad sexo-genérica, por lo que podrán "cambiarse de sexo”, si así lo deciden, sin informar a sus padres o tutores.

4. La Ley otorga una idea falsa de libertad, ya que sin la autoridad y el consejo de los padres o  tutores se puede caer en un mal ejercicio de ésta, tal como lo refiere el artículo 10: “Las personas jóvenes tienen derecho al respeto de su libertad y el ejercicio de la misma, sin ser coartados ni limitados en las actividades que derivan de ella…”.

5. Se pretende nulificar el ejercicio de la patria potestad de los padres y madres de familia, así como también a los tutores sobre las decisiones de sus hijos. 

La promulgación de esta Ley deja a los niños y niñas en estado de vulnerabilidad frente a problemas sociales, como son la trata de personas, la prostitución infantil, la explotación laboral, el narcotráfico, violencia de género, propiciando inclusive que se conviertan en presas fáciles de la delincuencia organizada, pues fractura la comunicación que debe existir en la familia de la que son parte.

México se encuentra entre los primeros lugares a nivel mundial en abuso sexual infantil, en difusión de pornografía infantil por Internet (85 mil niños son explotados), uno de los principales exportadores de víctimas de trata de personas (30 mil menores entre 10 y 14 años), 50 por ciento de los niños de la calle han sido violados en el Distrito Federal (*).

Respecto a las formas de trabajo infantil (que en la práctica son formas modernas de esclavitud, explotación, delitos y sometimiento), 3 millones 14 mil 800 niños de entre cinco y 17 años trabajaron entre 2005 y 2010, según datos del INEGI.

Por estas razones, las organizaciones de la sociedad civil firmantes rechazan categóricamente la Ley de las y los Jóvenes en la Ciudad de México.

Referente a esta ley, Teresita Gutiérrez Espinosa, directora de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, A. C. (CMDH), señaló que “están pasando por encima de Tratados Internacionales, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Código Civil Federal, el Código Civil para el DF y la Ley Federal del Trabajo para imponer este nuevo precepto y disponer de manera perversa de la voluntad de los menores. La Convención sobre los derechos de los niños, en su preámbulo, es explícita en este aspecto: ‘... el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal...’".

Por su parte, Mario Romo, director nacional de Red Familia, opinó que “es penoso que los legisladores que votaron esta nueva ley piensen que los niños de 12 años de edad tengan el derecho de tener relaciones sexuales y que se promueva que un aspecto tan importante para el ser humano como la vida sexual, se realice a espaldas de los padres o tutores".

Juan Dabdoub Giacoman, presidente de ConFamilia, enfatizó que “hemos tratado y no logramos entender la lógica de los asambleístas del Distrito Federal, pues a los menores de edad no se les permite manejar un auto, pero sí su cuerpo; no pueden tomar cerveza, pero sí la abortiva píldora de la anticoncepción de emergencia; no pueden realizar contratos, pero sí realizarse un “cambio de sexo”.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en nuestras redes sociales

yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo