Este miércoles 30 de abril, celebramos en México el día del niño. No falla escuchar siempre que los niños son el “futuro de nuestro mundo”, una frase tan trillada y por lo mismo muchas veces obviada u olvidada.

Este miércoles 30 de abril, celebramos en México el día del niño. No falla escuchar siempre que los niños son el “futuro de nuestro mundo”, una frase tan trillada y por lo mismo muchas veces obviada u olvidada.

Todos y cada uno de nosotros fuimos concebidos en un instante muy preciso del transitar de los tiempos, tiempos pasados siempre, pero muy puntuales, tan puntuales que en nuestra acta de nacimiento podemos encontrar la fecha y la hora en que nacimos.

A partir de ese momento el tiempo se convirtió entre otras cosas en un reto de supervivencia. Una supervivencia no solitaria y si de alguna forma delineada por nuestra maravillosa y propia naturaleza.

Nuestro cuerpo comenzó a tener la necesidad de alimentarse para crecer y fue en el seno mismo de nuestra adorable madre que comenzamos a hacernos de ese alimento que ella misma nos proveía, también debido a su sorprendente y extraordinaria naturaleza de mujer.

Momentos estos de completa dependencia del ambiente que nos rodeaba y una hermosa relación subsidiaria de nuestra madre, relación que seguiría evolucionando hasta afuera de su seno maternal.

A partir de ese momento más personas comenzaron a intervenir en esa convivencia subsidiaria, y dependiendo de la vida de cada quien, nuestro padre, los médicos, nuestros familiares, en particular las abuelas que en mucha ocasiones ayudan con su experiencia a las madres primerizas, sembraron una semilla en nosotros.

Una célula, un feto, un bebé, un niño… cada paso en nuestras vidas fue crucial. Desde aquel en el que nuestra madre debía consumir los nutrientes adecuados para nuestro desarrollo embrionario, hasta el tiempo dedicado a dar nuestros primeros pasos.

Hoy somos lo que somos por todo aquello que recibimos o dejamos de recibir, en particular tiempo y atención de nuestros padres, familiares y maestros, quienes cultivaron en nosotros valores humanos, alegrías, tristezas, esperanzas… muchas razones y sentimientos.

¿Cuántas veces nos hemos puesto a pensar que tal vez podríamos hecho algo más, si hubiéramos tenido la oportunidad de…?

Nunca es tarde y el imposible no debe ser una palabra que nos detenga para seguir soñando, ser cada día mejores, y buscar sin cansancio la felicidad, pero estamos seguros que muchos niños HOY están necesitados de nuestro testimonio de vida.

Vale la pena sentarnos a reflexionar por un momento que nuestros niños HOY no sólo necesitan de nuestro esfuerzo material, también necesitan de nuestro ejemplo y testimonio de vida.

Dicen que como los niños, hemos aprendido casi todo por imitación, y yo estoy convencido que este planeta será mejor en la medida de que estemos conscientes de que HOY nos toca actuar de forma correcta haciendo nuestro mayor esfuerzo por tener el mejor lugar para vivir: lo bueno se imita y se contagia.

Siendo yoinfluyo.com no podríamos dejar de decir que todos los que somos jóvenes o adultos, hoy debemos comenzar a dar nuestro mejor testimonio de vida, y ese testimonio de vida con el cual podemos empezar hoy mismo es la Solidaridad.

Estamos convencidos de que si hacemos el esfuerzo cada día por ser solidarios, por vivir hombro con hombro con la persona a la que tengo junto, nuestro mundo y nuestros niños que lo verán, serán mañana mucho mejores que ayer.

No faltara quien diga “ajá”… Pero tampoco faltara quien diga “¡sí se puede!”.

¡Muchas felicidades a nuestros niños, seres humanos pequeñitos, limpios y siempre sonrientes, como algún día tú y yo!... Tal vez aún tenemos algo de niños, ¿se vale, no?


Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking