Últimas noticias:

¿Ciudadanizar la Cruzada vs el Hambre o política de población?

Critican especialistas eficacia de programas sociales y advierten que sin la participación de la sociedad será difícil erradicar la pobreza en México.

La Cruzada Nacional contra el Hambre será un esfuerzo fallido, mientras el gobierno federal lo haga solamente suyo y le imponga barreras a la participación ciudadana, afirmó José Ignacio Ávalos Hernández, presidente del organismo Un Kilo de Ayuda, AC, mientras que Lorena Vázquez Ordaz, directora nacional de The Hunger Project México, criticó la eficacia de los cientos de programas federales y locales de carácter social, debido a que únicamente se diseñan desde el escritorio.

Heladio Gerardo Verver y Vargas Ramírez, director general de Coordinación y Vinculación de Oportunidades de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), consideró viable la propuesta de ciudadanizar la Cruzada, aunque aclaró que lo que sí le falta al país, “y lo tengo que decir, es una política pública de población, y creo que hacia allá debemos ir”.

Al participar en el panel magistral “Pobreza y desigualdad social”, organizado por el movimiento civil Más Ciudadanía, en La Hacienda de Los Morales, los especialistas reconocieron que sin la participación de la sociedad, será difícil erradicar la pobreza en México.

Ávalos Hernández subrayó que se debe aprovechar la solidaridad de la gente en la lucha contra la pobreza, ya que está plenamente demostrado que la sociedad civil es el mejor aliado. Agregó que la visión de los gobiernos es muy limitada al entregar apoyos a la sociedad en condición de pobreza, razón por la cual se tienen que modificar primero las estructuras que apalanquen el desarrollo y cómo cambiar los determinantes para que también pueda producirse ese desarrollo.

“La Cruzada Nacional contra el Hambre no debe ser exclusiva del gobierno; el gran error de la Cruzada es haberla hecho un movimiento gubernamental. La Cruzada tiene que ciudadanizarse, de lo contrario ahí está el derrotero de la Cruzada, porque no va a trascender, va a ser un esfuerzo fallido. El gobierno, al hacerla tan suya, puso una barrera para los ciudadanos que sí queremos sumarnos y comprometernos con las causas sociales. El reto para esta administración es lograr ciudadanizar la Cruzada, hacer de la cruzada algo así como el IFE (ahora INE), un organismo ciudadano donde realmente se permita la inclusión y la participación de la sociedad”, argumentó el responsable de Un Kilo de Ayuda.

En su oportunidad, Lorena Vázquez Ordaz detalló que hay más de 273 programas sociales federales y 2 mil 591 programas locales de carácter social, salud, alimentación o de transferencias monetarias, y que alrededor de 39.9 por ciento de los hogares mexicanos se benefician con uno o más de ellos.

Programas sin factor humano

“¿Por qué, si hay toda esta inversión en el país, sigue habiendo tanta pobreza en México? Para nosotros la gran mayoría de los proyectos de desarrollo y de erradicación de la pobreza están enfocados principalmente en dos cosas: en la provisión de bienes y servicios, y no en el factor humano, es decir, las personas, que conllevan a cada una de estas acciones; y la otra, es que siguen siendo diseñados de arriba hacia abajo, esto es, desde el escritorio y no en lo local de las comunidades”, puntualizó.

La responsable del Proyecto Hambre explicó que lo anterior genera un nulo uso de la creatividad y liderazgo de las propias personas que viven en condición de pobreza, lo que genera únicamente dependencia, pues además hay duplicidad y hasta triplicidad de acciones, hay mucha falta de coordinación en lo local, falta de apropiación del desarrollo, se registran conflictos comunitarios y se genera un cementerio de proyectos en el país.

“La pobreza en México es como un iceberg, donde normalmente sólo se ve lo que está encima, lo que sobresale, pero no observamos la parte oculta, esto es, las estructuras sociales y mucho menos la raíz”, recalcó.

Asimismo, indicó que otro de los graves problemas que impiden afrontar con éxito la pobreza es la falta de continuidad, ya que cada 3 o 6 años se reinventan las políticas públicas de desarrollo. “Donde sí reside la continuidad es en los ciudadanos. Hemos visto cómo los mismos habitantes deciden cómo quieren el entorno de su comunidad, y no al revés, que desde arriba, a través de un plumazo, se determina lo que se les va a dar. Mientras la pobreza no se atienda en lo local, por muchos esfuerzos que haga el gobierno federal, no habrá avances”, aseveró.

De hecho, lamentó que muchos alcaldes de México todavía no entienden para qué o cómo les va a servir la Cruzada contra el Hambre en sus municipios.

Necesaria “una política de población”: Sedesol

En tanto, el funcionario de la Sedesol, al explicar los lineamientos y montos que establece el programa Oportunidades, “independientemente de los hijos que las mujeres puedan tener”, afirmó que en México se hace necesaria una política pública de población.

Heladio Verver expuso que en muchas ocasiones las mujeres que reciben los apoyos “son muy inteligentes”, pues al no tener expectativas para generar otro tipo de actividades, “se convierten en grandes buenas mujeres de comportamiento para el programa Oportunidades”, es decir, cumplen con sus responsabilidades, van a los talleres de auto cuidado, participan en acciones comunitarias y mandan a los niños a la escuela.

Pero en este punto, el funcionario hizo una pausa para señalar que el 20 por ciento de las familias del programa Oportunidades no mandan a sus niños a la escuela, por lo que prefieren darlos de baja del programa porque no logra convencerlos de ir a la escuela, “lo cual representa un reto para nosotros”.

El asunto, dijo, es que algunas personas asumen su responsabilidad y señalan que al haber aprovechado ya los beneficios del programa, se busque a otras beneficiarias, pero la mayoría no lo hace.

El responsable del programa Oportunidades reconoció que la participación ciudadana en políticas públicas es un tema muy importante, pero no sólo en el tema social, sino también en el económico, aunque aclaró que el punto no es que la ciudadanía acuda a las comunidades rurales a llevarle cosas a la gente, sino enseñarlos a que aprendan a generar mejores condiciones de ingreso, ya que la distribución del ingreso es un problema serio en el país, pues hay una severa desigualdad en ese aspecto.

De igual modo, admitió que la política social en México tiene que cambiar y convertirse en una política social de nueva generación, con un enfoque basado en derechos, en donde probablemente no sea la responsable de la generación de riqueza, pero sí pueda ser el elemento que genere capacidades en pro de la gente.

“Tenemos que cuidar que el programa Oportunidades no perpetúe a la gente en condición de pobreza, sino que los haga levantar un poco la nariz en la línea de bienestar. A la gente se le puede dotar de agua, baño y piso firme, pero con eso no los sacamos de pobres, porque sus ingresos no se incrementan”.

Antes de concluir, le respondió a José Ignacio Ávalos Hernández, sobre la propuesta de ciudadanizar la Cruzada Nacional contra el Hambre, que lo planteara “con las personas que toman las decisiones, porque podría ser la preiniciación de una estrategia que pudiera hacernos ver lo que tenemos que ver”.

Eliminar asistencialismo

En su conclusión, el presidente de Un Kilo de Ayuda se pronunció a favor de alejar a México del asistencialismo y generar nuevos esquemas de generación de riqueza y no de distribución de la misma, “porque entonces nunca podremos saldar la factura de la pobreza y marginación”.

Añadió que cada vez es más grande la brecha entre pobres y ricos. “Hoy los pobres en México viven como la clase media europea de hace un siglo. Sin embargo la pobreza de hoy es más lacerante por el progreso que han tenido las clases ricas”.

Por ello, concluyó, se necesita menos filantropía y más emprendimiento, menos recursos a fondo perdido y más recursos que busquen retornos, menos beneficiarios y más clientes y socios, menos subsidios generalizados y una mejor focalización de los recursos, menos clientelismo y transferencias compensatorias y mayor sustentabilidad y productividad, menos individualismos y protagonismos y mayores alianzas por el desarrollo de México, “pero alianzas con visión de largo plazo y continuidad de acciones”.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en nuestras redes sociales

yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo