Ratifica el Papa su actuación en "Aparecida"

Nueva “sorpresa” se ha producido entre los corresponsales de prensa ante la Santa Sede este 21 de diciembre de 2007, cuando el Papa Benedicto XVI, en su mensaje de Navidad a la Curia Romana, ha centrado el discurso en su presencia e intervención en la Asamblea y en el documento conclusivo de la “V CELAM”, en Aparecida, Brasil. El conocido “vaticanista” italiano, Sandro Magíster, ha titulado su artículo semanal: “Sorpresa, el Papa lleva a la Curia  a Brasil”. Hace dos años se produjo una “sorpresa” semejante cuando en fecha casi coincidente, el 22 de diciembre de 2005, en su mensaje navideño a la Curia Romana, el Papa abordó el tema del Concilio Vaticano II, a propósito del XL aniversario de su clausura, expresando su convicción en el sentido de que: “Los problemas de la recepción del Concilio han surgido del hecho de que se han confrontado dos hermenéuticas contrarias y se ha entablado una lucha entre ellas.

Una ha causado confusión; la otra, de forma silenciosa pero cada vez más visible, ha dado ya frutos.

Por una parte, existe una interpretación que podría llamar 'hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura', que a menudo ha contado con la simpatía de los medios de comunicación y también de una parte de la 'teología moderna'. Por otra parte, está la 'hermenéutica de la reforma, de la renovación' dentro de la continuidad del único sujeto-iglesia que el señor nos ha dado; es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre el mismo, único sujeto del pueblo de Dios en camino.

“La hermenéutica de la discontinuidad corre el riesgo de acabar en una ruptura entre la iglesia preconciliar e iglesia postconciliar. Afirma que los textos del Concilio, como tales, no serían aún la verdadera expresión del espíritu del Concilio, sino el resultado de componendas, en las cuales, para lograr la unanimidad, se tuvo que retroceder aún confirmando muchas cosas antiguas ya inútiles. Pero en estas componendas no se reflejaría el verdadero espíritu del Concilio, sino en los impulsos hacia lo nuevo que subyace en los textos: sólo esos impulsos representarían el verdadero espíritu del Concilio, y partiendo de ello, y de acuerdo con ellos, sería necesario seguir hacia delante… En una palabra: sería preciso seguir, no los textos del Concilio, sino su espíritu. De ese modo, como es obvio, queda un amplio margen para la pregunta sobre cómo se define ese espíritu y, en consecuencia, se deja espacio para cualquier arbitrariedad. Pero así se tergiversa en su raíz la naturaleza de un Concilio como tal”. ¡Párrafos de una claridad impresionante!

Ahora, en 2007, el Papa Benedicto XVI señaló a la Curia Romana: “Era bueno que nos reuniéramos allí y elaborásemos el documento sobre el tema 'Discípulos y misioneros de Jesucristo, para que en Él tengan vida'. (Nótese el plural de las primeras palabras, para continuar luego con)… La palabra clave del tema es: encontrar la vida, la verdadera vida. Con ello el tema supone que este objetivo, sobre el cual quizá todos están de acuerdo, es alcanzado en el discipulado de Jesucristo como también en el compromiso de su palabra y su presencia… ¿Qué cosa significa ser discípulo de Cristo? Pues bien, significa en primer lugar: llegar a conocerlo…. No se puede conocer a Cristo sólo teóricamente… La catequesis no puede nunca ser sólo una enseñanza intelectual… El encuentro con Jesucristo requiere de la escucha, requiere de la respuesta en la oración y en practicar lo que Él nos dice. Conociendo a Cristo venimos a conocer a Dios, y sólo a partir de Dios comprendemos al hombre y al mundo…

Ser discípulos de Cristo es, pues, un camino de educación hacia nuestro verdadero ser, hacia el justo ser hombres… El documento de Aparecida concretiza todo ello hablando de la buena nueva sobre la dignidad del hombre, sobre la vida, sobre la familia, sobre la ciencia y la tecnología, sobre el trabajo humano, sobre el destino universal de los bienes de la tierra y sobre la ecología; dimensiones en las cuales se articula nuestra justicia, es vivida la fe, y se da respuesta a los desafíos del tiempo…

El discípulo de Jesucristo debe ser también 'misionero', mensajero del evangelio… ¿Es todavía lícito evangelizar hoy?... Mediante el encuentro con Jesucristo y sus santos, mediante el encuentro con Dios, el balance de la humanidad es reabastecido de aquellas fuerzas del bien, sin las cuales todos nuestros programas de órdenes sociales no se harían realidad jamás, sino que –frente a la presión poderosa de otros intereses contrarios a la paz y la justicia– quedarán sólo como teorías abstractas… ¿Ha hecho bien Aparecida –en la búsqueda de vida para el mundo– en dar prioridad al discipulado de Jesucristo y a la evangelización? ¿Era tal vez un equivocado repliegue hacia la interioridad? ¡No! Aparecida ha tomado la decisión justa, porque precisamente mediante el nuevo encuentro con Jesucristo y su Evangelio –y sólo así– son suscitadas las fuerzas que nos hacen capaces de dar la justa respuesta a los desafíos de nuestro tiempo”.

Queda así confirmado el giro teocéntrico y cristocéntrico implantado por Juan Pablo II en la “IV CELAM”, en Santo Domingo, después de décadas con influencias de sesgo sociológico. Los lamentos y visiones relativistas que hoy propagan los frustrados y amargados disidentes del “Grupo Amerindia”, inconformes con el documento final autorizado por el papa Benedicto XVI. Los “amerindios” fueron descubiertos en su vano y tortuoso esfuerzo por alterar la tercera redacción aprobada el día 30 de mayo, mediante una astuta maniobra consistente en filtrar ilícitamente una cuarta redacción alterada, con objeto de condicionar o chantajear a las autoridades de la Asamblea. El embrollo quedó frustrado. Hoy, el Papa ¡ratifica la verdad y la validez del tema y el método de trabajo empleado!, con su “sorpresivo” mensaje navideño a la Curia Romana.

31DIC07                                                        +     +     +  

 
cepos@terra.com.mx

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking