Globalization and its discontents

Joseph Stiglitz, Globalization and its Discontents, 2002. Edición en español Editorial Taurus

La globalización, como supresión de barreras al libre comercio e integración de las economías nacionales, puede ser benéfica, pero debe ser replanteada profundamente a cómo ha sido gestionada. Sobre los procesos de apertura para convertir las economías de los países en economías de mercado, los que lo hicieron de forma gradual, como el caso de China, han sido los que han tenido mayor éxito.

¿Y para qué me sirve esta herramienta?

La globalización, como supresión de barreras al libre comercio e integración de las economías nacionales, puede ser benéfica, pero debe ser replanteada profundamente a cómo ha sido gestionada. Sobre los procesos de apertura para convertir las economías de los países en economías de mercado, los que lo hicieron de forma gradual, como el caso de China, han sido los que han tenido mayor éxito, mientras que países que adoptaron estrategias de apertura acelerada y aislada de aspectos sociales promovidas por el FMI, caso de Rusia y algunas naciones soviéticas, resultaron sonoros fracasos.

La globalización no sólo no ha reducido la pobreza sino que tampoco ha logrado garantizar la estabilidad. Los críticos de la globalización acusan a los países occidentales de hipócritas ya que forzaron a los países pobres a eliminar sus barreras pero ellos mantuvieron las suyas, además de que la agenda de la globalización ha favorecido ostensiblemente a los países desarrollados en detrimento de los más pobres a cambio de la depredación del medio ambiente, la corrupción de procesos políticos, desempleo y violencia social en los países afectados.

¿Pero qué es la globalización? Fundamentalmente es la integración más estrecha de los países y los pueblos del mundo, producto de la enorme reducción de los costes de trasporte y comunicación, y el desmantelamiento de las barreras artificiales a los flujos de bienes, servicios, capitales, conocimientos (y en menor grado) personas.

La globalización actual no funciona, pero no se puede abandonar. El problema no es la globalización, sino cómo ha sido abordada. Así que para que funcione, se deben de eliminar los enfoques excluyentes y las ideologías, ya sean financieras o liberales. Se debe además de incrementar la transparencia en todos los órdenes y darle mayor peso a la voz de los países menos desarrollados en las instituciones globales. Se hacen las siguientes propuestas:

1. Aceptar los peligros de la liberalización de los mercados de capitales y de los flujos de capital de corto plazo. Son deseables intervenciones de control bancarias y fiscales.
2. Reformas sobre quiebras y moratorias que facilite la reestructuración y que induzca a los acreedores a ser más prudentes al otorgar créditos.
3. Menos recursos a salvamentos. Con el mayor número de quiebras y moratorias, serán menos necesarios los grandes rescates, además se debe evitar mantener tipos de cambio sobrevaluados, ya que incentivan a los especuladores a sacar el dinero.
4. Mejorar la regulación bancaria
5. Mejor gestión del riesgo. Los países están expuestos a volatilidad en tipo de cambio, se pueden diseñar seguros contra riesgos.
6. Mejores redes de seguridad. Seguro contra desempleo entre otros
7. Mejores respuestas a la crisis. Tiene que respetarse un equilibrio entre las preocupaciones de los trabajadores y pequeñas empresas y los intereses de los acreedores. El FMI debe retornar a su mandato de proveer financiamiento para restaurar la demanda en los países que afrontan recesión económica

Otros aspectos que se deben considerar es reconocer que en muchas ocasiones, la condicionalidad de los apoyos ha socavado los procesos democráticos y a menudo parece que se sustituyen las antiguas dictaduras por nuevas dictaduras de las finanzas internacionales. Sin embargo, la globalización puede ser una fuerza benigna cuando transmite ideas sobre la democracia y la participación social, puede además abrir la posibilidad de mejores niveles de vida al fomentar inversiones extranjeras.

EJEMPLO

Igual que en la Gran Depresión, en que el capitalismo fue salvado por Keynes al proponer políticas para crear empleos y rescatar a los pobres, ahora, la gente espera que la globalización sea reformada para que sus beneficios sean más ampliamente compartidos, logrando un equilibrio entre el mercado y el Estado, reconociendo que las principales reformas las debe emprender el mismo país. Finalmente, Se necesitan políticas para un crecimiento sostenible, equitativo y democrático, que transforme las sociedades al mejorar la vida de los pobres y al ofrecer oportunidades a todos de salir adelante y de acceder a la salud y educación. En Occidente no se pueden eludir esas responsabilidades.

 

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking