Tono humano... que no falte en el hogar

alt alt

En México son más de un millón 700 mil mujeres las que realizan las indispensables tareas de lavar, planchar, limpiar, sacudir, trapear, barrer, cocinar, cuidar niños, ancianos, animales, entre otras cosas. Lo hacen porque es su forma de subsistir. Algunas son tratadas con cordialidad y otras simplemente "usadas", algunas son realmente parte de la familia y otras... son las esclavas legales de "la señora" y de toda la familia.

alt

Sin embargo, una mujer "señora de su casa", debería antes que nada comprometerse con el "tono humano", que está ligado con la hospitalidad para crear un ambiente de cortesía y afabilidad entre los miembros de una sociedad. Esta actitud consistente y constante ayuda a crear una vida más agradable y evitar los detalles que puedan molestar a los demás.

Es en el hogar donde se adquiere ese "tono humano" y es allí, donde "la señora" debiera tener el nivel para transmitirlo a los hijos y que todos en conjunto lo hicieran con las personas de servicio.

Al practicarlo, nos damos cuenta que no es suficiente conocer el concepto para lograr que una persona este bien educada, la educación es algo mas profundo que lleva a respetar al otro y a valorar la dignidad del ser humano como creatura espiritual (cuerpo y alma) con tendencia hacia el bien, la verdad y la belleza. La educación no es un conjunto de formas bien aprendidas. Consiste principalmente en la asimilación de contenidos formativos que inciden en la inteligencia y voluntad de las personas de tal manera que el individuo modifica su conducta (cfr. García Hoz, Víctor, principios de pedagogía sistemática p 57).

Esto no se aprende en unas lecciones, sino es una forma de vida, una virtud ejercida siempre. De esta manera la persona se hace consciente de su dignidad y de la dignidad de quienes lo rodean (incluyendo al personal de servicio), actuando de manera más racional y espiritual que material.

Sólo si entendemos lo que implica el "tono humano" y hacemos que toda la familia lo viva en plenitud, podremos incorporar a aquellas personas que nos ayudan en las labores domésticas en el estilo de vida y servicio que nosotros mismos vivimos.

Podemos definir "tono humano" como el estilo del carácter propio del hombre que se refleja en las formas de conducta, en la forma individualmente considerada o en su relación con la sociedad donde vive el hombre. Así, cuando una persona sabe respetar a los demás y a si mismas sin hacer mal a nadie y atendiendo a las personas que le rodean, creando su propio entorno, decimos que esa persona tiene un tono humano alto.

El tono humano se manifiesta en tres aspectos principalmente:

1. En cuanto a la propia persona: el propio comportamiento, el lenguaje, los modales, la forma de comer y de tratar a otras personas así como la aplicación de lo apropiado en cada circunstancia y ocasión. Para ello son necesarias las virtudes de la limpieza, el optimismo, la autodisciplina, la naturalidad, sencillez, sobriedad, templanza, fortaleza, prudencia y justicia.

2. En cuanto al trato con los demás el "tono humano" se refleja en el saber tratar a cada uno teniendo en cuenta su dignidad (especialmente a aquellos que nos sirven en casa), la amabilidad y delicadeza, comprensión y respeto con el que se desarrollan todas las relaciones interpersonales, la práctica de cortesía, educación y respeto para los demás, la forma de crear un ambiente agradable y delicado, adaptándose a las costumbres y tradiciones de la sociedad.

3. Con respecto al ambiente del hogar, el "tono humano" nos lleva a crear un ambiente hospitalario, una atmósfera agradable, acogedora, formativa cuidando la armonía de la decoración de la casa, que independientemente de las condiciones socioeconómicas de los habitantes ha de estar limpio, pulcro, agradable y cuidado. También en este sentido es indispensable el modo como se atienden los servicios propios del hogar (comida, comedor, servicio de lavandería, limpieza...) que permitan una convivencia amable. Y otro elemento indispensable es la aplicación y cuidado de los elementos decorativos, al valorar los artículos que decoran la casa sirven para la atención y cuidado de los miembros de la familia, es manifestación clara de que se vive con la dignidad propia de un ser humano

Los empleados domésticos son una ayuda invaluable para la buena marcha del hogar, incluso se les ha denominado "la alegría del hogar"... la pregunta es si nosotras como "señoras", estamos a la altura para, no sólo pagar (lo justo) y dar instrucciones, sino tratarlas como verdaderas personas, parte de nuestras familias y darles acceso a información y educación que las hagan progresar y ser cada vez mejores.

Hay muchos servicios en los cuales una persona de servicio doméstico puede tener más y mejor capacitación: el servicio de ropa (limpieza, desmanchado, planchado), el de alimentos (tipos de servicio, técnicas de cocina, planeación de menús), el de limpieza (proceso de limpieza, productos adecuados...), el de hospitalidad (planeación de una reunión, normas de atención a los invitados, decoración de la casa y de la mesa...) . Así una "señora ama de casa" sabrá guiar de la mano a quien le asiste para que ejerza sus actividades con mejores resultados.

Al final volvemos al punto de partida... el cómo tratemos a la gente que nos asiste depende del concepto que tengamos de persona y de la calidad humana, del "tono humano" que seamos capaces de transmitirles. Son personas tan valiosas como nosotros mismos o nuestros hijos, pues son seres humanos. Pero en nosotros está que mejoren sus cualidades y crezcan como personas... ¿o no?

Twitter: @rmabascal

Twitter: @Yoinfluyo

 
alt
rm.abascal@yoinfluyo.com

( 2 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking