Ni Paul ni Madonna llenan como antes

alt alt

Fue en el año de 1989 cuando un artista internacional de renombre se presentó por primera vez en un concierto masivo en México. Rod Stewart abrió una nueva etapa al entretenimiento en este país cuando programó dos fechas dentro de su gira mundial "Out of Order", primero en el Estadio de la Corregidora en Querétaro, y tres días después en el Estadio Jalisco, la demanda como era de esperarse, fue exorbitante.

Mucho se comentó en aquel tiempo sobre la logística de la primer fecha del cantante escosés, y no era para menos.

alt

Eran 50 mil espectadores en un estadio que no estaba preparado para realizar conciertos; la mayoría de las personas que asistieron a dicha presentación acudían del Distrito Federal y para todos aquellos que regresaban manejando en carreteramuchos seguramente tomados—, representaba un riesgo latente de seguridad.

Antes de empezar el show, algunos de estos pronósticos comenzaron a concretarse. El público de la sección de gradas se las arregló para invadir la cancha y así ubicarse más cerca del escenario. El caos imperó durante un buen rato, los organizadores perdieron el control y el evento estuvo a punto de cancelarse. Afortunadamente los ánimos se controlaron y el concierto se llevó a cabo sin contratiempos de consideración.

Hoy en día, las cosas han cambiado para bien en este sentido, ya que infinidad de artistas de todos los géneros se presentan una y otra vez en las ciudades más importantes de México. Los foros son lugares probados que ofrecen la calidad y seguridad que el público necesita.

Sin embargo, no todos los cambios han sido favorecedores para la industria del entretenimiento. Los boletos ya no se venden con la misma demanda que antes. Hay más eventos, pero la gente compra menos y no forzosamente buscan las mejores localidades como ocurría previamente.

¿Quién hubiera pensado que artistas de la talla de Paul McCartney o Madonna no agotarían la totalidad de los boletos de sus presentaciones en el primer día?

Tenemos tres posibles razones:
1. Los altos costos. El ex Beatle rompió récord con los precios de los boletos para su presentación en el Azteca. Casi 13 mil pesos por verlo hasta adelante, además se ofrecían "paquetes VIP" que incluían, entre otras cosas, entrar a la prueba de sonido, su precio era de ¡28 mil 600! Madonna no se quedó atrás cobrando 10 mil 700 en la sección "Platino plus" del Foro Sol.

2. La cantidad de artistas que se presentan. Se tienen tantas opciones que a veces resulta natural no poder asistir a todos los conciertos. Eso hace que la gente sea más selectiva o tal vez algunos prefieran ir a más conciertos sacrificando las mejores secciones con tal de asistir.

3. La carrera del artista. Grupos o solistas que nunca habían venido y repentinamente les da por venir cada dos o tres años, en donde en la mayoría de los casos el show tiende a ser muy similar. El caso de Radiohead, por ejemplo, que como grupo no pasan por su mejor momento. Vinieron en 2009 y llenaron el Foro Sol dos veces agotando ambas fechas el mismo día, ahora después de tres años, no llenaron ninguna de las dos presentaciones en el mismo recinto.

Podemos mencionar muchos casos que nos ayuden a entender esto, pero es una realidad que los artistas en su afán de protagonismo, así como la alta exposición ante las grandes masas, juegan a veces en detrimento de ellos mismos, porque a mayor oferta de eventos, menor demanda de taquilla.

Twitter: @cesaradriangc

Twitter: @Yoinfluyo

 
alt
cesaringc@gmail.com

( 5 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking