Desde la raíz, pongamos bien los "cimientos" en casa



En marzo del 2005 se llevó a cabo en Roma un congreso internacional denominado "Mujer y Cultura de la Paz".

En su intervención Cristina López Schlichting periodista de radio COPE (España) afirmó que la unidad, el sacrificarse unos por otros, el compromiso amoroso hecho testimonio de una familia cristiana, son los parámetros culturales en cuyo marco se desarrolla una cultura de paz. Y sobre el mismo aspecto, en la Declaración sobre la Contribución de la Mujeres a una Cultura de la Paz (IV Conferencia de N.U. sobre la Mujer) se declaró que:

"Los esfuerzos por alcanzar una cultura de paz deben basarse en la educación; como se afirma en la Constitución de la UNESCO: Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz."

Esto quiere decir que la paz no se puede improvisar porque es un estilo de vida orientado a la justicia y el perdón y es un valor que debe ser trasmitido con la educación, desde la infancia en la familia y en la escuela. La familia es la primera escuela de socialización y primera y fundamental escuela de paz.

Un sin fin de datos de las ciencias sociales indican que la "familia intacta" -definida como un hombre y una mujer que se casan, conciben y  en donde ambos crían a sus hijosasegura óptimamente el presente y el futuro de sus hijos y de la sociedad, cuando esto es comparado con otras formas comunes de hogar.

A partir de los años 60 cuando formas alternativas de familia comenzaron a aumentar, encuestas de ciencias sociales y gubernamentales encontraron indicadores de un aumento de serios problemas sociales. Tanto en Europa como en América, el matrimonio entre un hombre y una mujer muestra señales de decadencia

Todos sabemos que hay serios efectos consecuentes de separaciones y divorcios, en los hijos principalmente con tendencias depresivas y falta de modelos de referencia paterno y materno. Aumentan las familias monoparentales, que es un modo de decir "familias divididas".

En todas las demás formas alternativas de hogar, existe el riesgo de resultados individuales negativos y de desintegración familiar, esto incrementa el riesgo de depender de servicios estatales.

Una sociedad libre requiere de una gran cantidad de individuos en hogares estables que no dependan del Estado. Sin embargo, la realidad es otraestudios elaborados cuidadosamente en encuestas, señalan por ejemplo que comparados con otros adolescentes, aquéllos que se han criado en familias intactas poseen mejor salud, tienen menos periodos depresivos, menor riesgo de reprobar materias y menores problemas de desarrollo.

Contrariamente, ha sido  demostrado que como grupo:

  • La tasa de encarcelamiento juvenil es significativamente mayor en niños que fueron criados en hogares con un solo progenitor, que niños que crecieron con ambos padres. Asimismo, niños de familias no-intactas tienen tres veces mayor tendencia a tener hijos fuera del matrimonio en edad adolescente o adulta.
  • En varias encuestas, las tasas muestran que niños y jóvenes que se involucran en comportamientos problemáticos como mentir, robar, embriagarse y que son violentos, crecieron en familias cuyos padres se separaron o divorciaron.

¿Familia tradicional o moderna?

A fin de adentrarnos en posibles soluciones de apoyo, se ha de descartar la aparente oposición que ha causado confusión entre la denominada familia tradicional y la familia moderna ya que hay tendencia a destacar lo negativo de la primera frente a lo positivo de la segunda.

Lo realmente importante son sus niveles de funcionalidad o disfuncionalidad. De acuerdo al investigador Javier Ros Cordoñerlas funciones de la familia son:

  • La equidad generacional.

La comunicación vertical entre las distintas generaciones que conviven en la sociedad en un momento dado. Esto implica una serie de afectos, sentimientos y equilibrios entre la vida laboral, el servicio y la inactividad forzosa. Por ejemplo: la atención a los adultos mayores en el seno familiar así como el cuidado de los niños, en especial del niño-no-nacido (nasciturus) y en sus primeras etapas de crecimiento.

  • La transmisión cultural.

Se hallan elementos tales como el lenguaje, costumbres y formas de relación en el ámbito social.

  • La socialización. 

El individuo adquiere los mecanismos de pertenencia al grupo social amplio, incluyendo escuela, amigos, vecinos. La familia se convierte en un campo de entrenamiento de habilidades sociales y personales. La realidad familiar es pilar fundamental de la salud social.

  • El control social.

En la institución familiar, por tratarse de un ámbito de servicio incondicional y de solidaridad, se evita o se reduce la proliferación de conductas socialmente desviadas tales como la drogadicción, la violencia juvenil, el ausentismo escolar…

Estas funciones que son propias de la familia no deben ser asumidas por el Estado más que de modo subsidiario cuando ésta, por disfuncionalidades concretas sea incapaz de llevarlas a cabo. Sin embargo, existen múltiples factores sociales que muchas veces impiden o dificultan el buen funcionamiento y la paz familiar.

Se habla de las inequidades que la caracterizan en planos como el acceso al trabajo, la distribución de ingresos, las oportunidades educativas, el acceso a la cobertura de salud, pero son limitados los análisis sobre qué está pasando en una cuestión vital:   Las posibilidades que tienen los diversos estratos sociales en cuanto a la conformación de una unidad familiar sólida y estable. Las cifras indican que son muy diferenciadas, que allí se está produciendo un silencioso drama de vastas proporciones.2

¿El mejor interés del infante?

La participación de la mujer en el ámbito laboral fuera del hogar incrementa el número de menores que crecen al margen del cuidado y la vigilancia de ambos padres, así como aquellos que ingresan de manera temprana a circuitos informales del mercado de trabajo.

Asimismo, el actual debate e implantación del homomonio (unión legal de personas del mismo sexo) no está anclado en investigaciones fidedignas que indiquen datos sobre las consecuencias de la crianza de los niños en este ambiente. Estas uniones con niños constituyen una nueva forma familiar que aún no ha sido cuidadosamente estudiada ni su objetivo claramente definido en cuanto al "mejor interés del infante" o para el progreso de las familias del país. Se ha institucionalizado un experimento social al elevarlo a rango de ley e igualarlo al nivel de una de las más antiguas instituciones: el matrimonio.

Hemos de reconocer sin embargo que tampoco las funciones familiares pueden ser sumergidas exclusivamente en los ámbitos privados personales. En estos casos se cierne la amenaza de la proliferación de conductas sociales de origen familiar, como la violencia doméstica sufrida esencialmente por las mujeres y los niños en el seno de familias con graves consecuencias y disfuncionalidades.

El investigador y asesor de organismos internacionales, el argentino B. Kilksberg nos dice que "independientemente de su voluntad, numerosas parejas jóvenes no tienen las oportunidades reales para conformar o mantener una familia.  Muchas familias son destruidas ente el embate de la pobreza y la desigualdad, otras se degradan y otras no llegan siquiera a ser constituidas.  Hay una grosera discriminación en este campo, que es reforzada por la falta de políticas públicas activas enfatizadas en la protección de la unidad familiar. Todo ello afecta la visión de una sociedad pluralista. El derecho elemental a la conformación y desarrollo de una familia debería ser uno de sus pilares"3.

Panorama global

En el ámbito internacional, en la sede de Naciones Unidas han surgido en muchas ocasiones  ideologías que incitan a la destrucción familiar mediante la promoción del aborto. Por ejemplo, durante el mes de septiembre, 2011 un Relator Especial, Anand Grover emitió un informe desde el Consejo de Derechos Humanos de N.U. en el que vincula el aborto a demanda con el más alto estándar de salud mental y física. El aduce que "Las leyes penales que criminalizan y restringen el aborto inducido son ejemplos paradigmáticos de barreras inadmisibles para la realización del derecho de la mujer a la salud y deben ser eliminadas". También afirmó su intención de re definir el "derecho a la salud" en convenciones de N.U. y en tratados para incluir el aborto. Afortunadamente su reporte fue rechazado por varios países.

El 7 de octubre, el internacionalmente reconocido erudito y actual profesor de Princeton Robert George y el ex embajador de EU Joseph Rees retaron las aclamaciones hechas por personal de N.U. acerca de que "existe un derecho  al aborto en la ley internacional", proclamado también por el Relator en su informe. Asimismo, de acuerdo con Human Rights Watch, el Comité de la CEDAW ha dirigido a 93 países para que cambien sus leyes a favor del aborto.

El profesor George, el Embajador Rees y otros 30 expertos internacionales dieron a conocer y presentaron en la sede de N.U. los "Artículos San José" (San Jose Articles)4, San José Costa Rica 25 Marzo 2011, a fin de refutar los anteriores argumentos y  afirmar en 9 Artículos y pies de página,  que:

ARTÍCULO 1. Como hecho científico, una nueva vida humana comienza al momento de la concepción. 
ARTÍCULO 2. Cada vida humana es un flujo continuo que se inicia en la concepción y avanza por fases etapa hasta la muerte. La ciencia otorga diferentes nombres a estas fases etapas, incluyendo cigoto, blastocisto, embrión, feto, bebé, niño, adolescente y adulto. Esto no cambia el consenso científico acerca de que en todo momento del desarrollo todo individuo es un miembro viviente de la especie humana.
ARTÍCULO 3. Desde la concepción, cada niño, aun no nacido, es por naturaleza un ser humano.

En Europa, la Gran Cámara de la Corte Europea de Justicia en Estrasburgo,  emitió en la última semana del mes de octubre, una resolución para prohibir las patentes de tecnologías de células madre basadas en la destrucción de embriones humanos. 

Algunos han proclamado ya esta decisión como un importante paso hacia la protección de la vida humana del no-nacido. -"Esto indica el final de todos los intentos de decir que el blastocito, el embrión o el feto ‘no es aún’ humano", comentó Jacob Cornides, abogado de derechos humanos de Bruselas Bélgica, y experto en asuntos legales europeos.

Como podemos ver, existe ya un movimiento mundial a favor de la vida y de la familia en la promoción de la paz. En México, la "Encuesta Nacional sobre Discriminación" encontró que el 50.4 por ciento de los mexicanos en edades de 18 a 23 años cree que las mujeres que llevan a cabo un aborto deben ser castigadas en algunos casos. Adicionalmente, el estudio indicó que la gente joven rechaza con fuerza la adopción de niños por homosexuales, con el 61 por ciento en contra y sólo el 27 por ciento a favor.

El nuncio apostólico de la Santa Sede ante Naciones Unidas, arzobispo Francis Chullikatt habló en esa sede durante la 65ª Sesión (Julio 2011) y pronunció las siguientes palabras:

"Mucha gente joven expresa su profundo deseo de relaciones personales marcadas por la verdad y la solidaridad. Muchos anhelan entablar auténticas amistades, conocer el verdadero amor y comenzar una familia que permanezca unida y lograr satisfacción personal y verdadera seguridad, todo lo cual es una promesa de un sereno y feliz futuro. Los Estados Miembros de Naciones Unidas tienen la responsabilidad de ayudar a la gente joven en esta materia y sostener los principios de la Carta de esta Organización.

Cada uno y todas las personas jóvenes debe poder crecer en un entorno en el que ella o él puedan crecer y aprender, esto es, en una comunidad y sociedad caracterizada por la paz y la armonía, libres de violencia y discordia. Cada uno y todos los niños, para el total y armonioso desarrollo de su personalidad, deben crecer en un ambiente familiar, en una atmósfera de felicidad, de amor y comprensión (Preámbulo Convención de los Derechos del Niño), es precisamente  este entorno el que promoverá ciudadanos buenos y responsables, lo cual es esencial para el bien común de la humanidad…

La familia es en donde la gente joven primero aprende responsabilidad moral y respeto por los demás. La familia tiene un importante papel en la educación de los hijos para que desarrollen todas sus facultades y para entrenarlos a adquirir los valores éticos y espirituales y para que crezcan apegados a la paz, la libertad y la dignidad e igualdad de todos los hombres y mujeres.

La familia, fundada en el matrimonio entre un varón y una mujer es el grupo natural y fundamental de la sociedad al que debe garantizarse protección tanto por la sociedad como por el Estado (Declaración Universal de Derechos Humanos, Art. 16-3, Convenio Internacional Derechos Civiles y Políticos, Art. 23, 1)…"

En resumen, hemos de enfatizar siempre  que la familia, junto a sus históricas y decisivas funciones afectivas y morales, cumple funciones esenciales para el bienestar colectivo y para la paz.

"Ningún hombre, ninguna mujer de buena voluntad pueden sustraerse al compromiso de luchar para vencer el mal con el bien. Es una lucha que se combate válidamente sólo con las armas del amor".  P. Paolo Scarafoni, L.C. Rector del Ateneo Pontificio, Roma.

Twitter: @yoinfluyo

1 Ros Cordoñer, Javier & Pérez Adán José. Sociología de la Familia y la Sexualidad. Editorial EDICEP.
2 Kilksberg, Bernardo. Pobreza, Inequidad y Erosión de la Familia, un desafío ético impostergable". Estudio elaborado para el BID.
3 Kilksberg, Bernardo. Pobreza, Inequidad y Erosión de la Familia. Doc. BID.
http://www.sanjosearticles.com


( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking