Réplica al Dr. Carpizo

El Doctor en Derecho Jorge Carpizo Macgregor miembro de la Comisión del Distrito Federal que defiende la reforma que despenalizo el Aborto en exposición sostenida en el Foro denominado”Argumentos Legales contra la Impugnación a las Reformas de la Despenalización del Aborto” expresó conceptos que se estiman inatendibles del punto de vista lógico y jurídico.

En esencia sostuvo el Doctor que no le asiste la razón a la Procuraduría General de la República y a la Comisión de Derechos Humanos al demandar la inconstitucionalidad de las mencionadas reformas.

Con ello manifiesta que el “Pacto de San José” que protege al no nacido, no es obligatorio aplicarlo en México, porque existe una “reserva” (sin decir cual) que así lo establece; que además existen precedentes en el Derecho Comparado que resuelven a favor del Aborto; y por último, que hay razones científicas que demuestran que el embrión de doce semanas no es una persona o un ser humano, porque no experimenta dolor ni placer, ya que no tiene desarrollado corteza cerebral, dando a entender en su explicación que es más parecido a las plantas o a los animales.

Independientemente de algunas aberraciones lógicas contenidas en su exposición cabe decir que jurídicamente son ineficaces sus argumentaciones, si se considera que el asunto trata sobre una Acción de Inconstitucionalidad que su examen supone el cotejo o comparación de las reformas que defiende, con lo que dice la Constitución sobre éste particular; es decir, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que es la que va a resolver sobre las demandas de inconstitucionalidad presentadas por la Procuraduría General de la República y la C. N. D.H. tomará como base el contenido de la Constitución y lo comparara con las referidas reformas; luego si el Doctor Carpizo, no hizo el análisis desde este punto de vista; es evidente que sus razones carecen de base jurídica para ser procedentes.

De todas maneras es oportuno hacer algunas aclaraciones a lo que dijo. Respecto al “Pacto de San José”, suponiendo sin conceder que dicho Pacto no sea aplicable en nuestro País, existen otros Tratados Internacionales que si son obligatorios y protegen al no nacido desde el momento de su concepción, independientemente del grado de desarrollo biológico en que se encuentre, como lo son: Los Tratados sobre la Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptados por México el 10 de Diciembre de 1948, que acordó “Todo individuo tiene derecho a la vida”… y que nadie será sometido a torturas… A su vez el diverso Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, adoptado el 16 de Diciembre de 1966, dice: El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitriamente y, que nadie será sometido a torturas arbitrariamente. Por su parte, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en vigor a partir del 24 de marzo de 1981, señala: …los derechos esenciales del hombre…”tienen como fundamento los atributos de la persona humana”…”persona es todo ser humano, y toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y en general a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”. Sustancialmente se pronuncia en los mismos términos la Convención sobre los Derechos del Niño, en vigor a partir del 21 de octubre de 1990.

En consecuencia, aún prescindiendo de dicho Pacto, son suficientes estos Tratados Internacionales junto con la Constitución para concluir que la reforma es inconstitucional; toda vez que la Constitución en su artículo 22 prohíbe la pena de muerte a todo individuo. La interrupción intencional de la gestación equivale a imponer por Decreto: Derivado de la reforma, la pena de muerte al no nacido; por tanto, al contradecirla es inconstitucional.

En cuanto a lo que dijo que existen precedentes de Derecho que permiten el Aborto, debe señalarse que tales precedentes mientras no estén acordes a la Constitución no podrán aplicarse, y, si son de derecho Internacional menos todavía, porque el derecho extranjero no rige en México, si no cuando sea parte de un tratado aceptado por el Presidente de la República y aprobado por el Senado.
Respecto a la opinión de que el ser concebido de doce semanas no es humano porque no tiene corteza cerebral y no experimenta placer o dolor, está en abierta contradicción con los Tratados Internacionales mencionados, por eso no es aplicable.

Es absurdo que la Legislación del D.F. castigue como delito la disposición indebida de óvulos y esperma “…para fines distintos a los autorizados por sus donantes”…, según lo previene el artículo 149 del Código Penal para el Distrito Federal, en cambio autorice la muerte de un ser en gestación, que es la unión natural del óvulo y del esperma; de ahí que, el criterio científico hecho valer por el Doctor no es válido, ni del punto de vista lógico y menos jurídico.

Solo para concluir, habrá de señalarse que hasta la fecha, la ciencia no ha reportado que un ser en gestación de doce semanas en el ceno de la mujer, sea un lagarto, una ave, o cualquier otro animal, para que diga el Dr. Carpizo, que no es persona o un ser humano el ser en gestación de doce semanas por carecer de corteza cerebral, ignorando que desde el momento de la concepción lleva inscritas todas las características del ser humano.

 

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking