¿Más vale una nalgada a tiempo?

alt alt

La educación es un eje fundamental para la formación de nuestros hijos. Sin ella, sería como dejar crecer una planta sin cuidados y que al final muriera lentamente por nuestra falta de interés, o al revés, que de tanto cuidarla se marchite. Pero ante todo, es fundamental la forma en que les damos amor, ya que a la larga, eso va a repercutir en cómo se relacionen e interaccionen con los demás.

alt

Educar a los hijos no es nada fácil y menos una tarea que se deba tomar a la ligera, ya que de ello dependerá su futuro y el resto de su vida. De ahí que es sumamente importante tener en cuenta que la mayoría de las cosas que aprenden los infantes durante sus primeros años es de lo que hacen los padres. De ahí que se desprenda la importancia de ser un buen ejemplo en todo momento.

Sin embargo, existen ocasiones en que, por lo general, por errores de los padres, los niños tienden a desarrollar malas actitudes que repercuten en su vida diaria y en la de los demás, siendo groseros o irrespetuosos. En estas situaciones, siempre es necesario hacerlos ver su error, pero como padres, se debe ser todo lo respetuoso y comprensible posible.

Cabe recordar que lo primero que hay que hacer para con los hijos, es escucharlos. Dejar que digan y expresen sus sentimientos, sin interrumpirlos para que no se sientan forzados ni acotados. Esto es sumamente importante, ya que si no, se corre el riesgo de que se pierda su confianza y a la larga sea más forzoso hablar con él. La confianza es como un cristal, una vez que se rompe es muy difícil repararlo.

Y aquí es donde nos encontramos en una encrucijada: ¿Más vale una nalgada a tiempo? La respuesta es que se debe de evitar lo más posible el llegar a esta situación, primero debe estar el diálogo y el entendimiento; utilizarlo como último recurso, ya que se pueden poner barreras entre padres e hijos, las cuales a la larga podrían ser un muro infranqueable.

Nunca se debe de hacer uso de ésta práctica sin razón alguna. Aparte de que implica crueldad y abuso de poder, es así como también demuestra la incapacidad de los padres para solucionar los problemas, privilegiando la irracionalidad. Aunque especialistas señalan que de ser necesario poner una mano encima del pequeño a manera de corrección debe ser más simbólico es decir jamás hacerlo con la "mano pesada" que lo lastime.

Cabe señalar también que es necesario evitar lo más posible las confrontaciones, ya que a la larga deterioran las relaciones padre-hijos, lo que puede resultar en problemas mayores como rebeldía, ausencias y confrontaciones cada vez más ríspidas y amargas.

Aunque es prudente también señalar que no por dejar a un lado la "dureza", se debe dejar la disciplina, ya que esto les ayuda a formarse una personalidad y tomar decisiones de forma más fácil.

Como dice el dicho: "ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre". Siempre es necesaria la moderación y el razonamiento al extremismo y la irracionalidad. Al final, son personas con las que se pueden hablar las cosas y no tener que llegar a la penosa necesidad de propinarle una nalgada.

Twitter: @manuelonvf

Twitter: @yoinfluyo

 
alt
mvelasquez@yoinfluyo.com

( 7 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking