"Sácale jugo" a las redes sociales

Nos encontramos en la "era digital". Los avances en las comunicaciones digitales no han dejado insensible al Vaticano, tachado muchas veces como la más anquilosada de todas las instituciones mundiales. Benedicto XVI ha sabido analizar con acierto una problemática humana que se plantea actualmente en el ciberespacio, especialmente en torno a las llamadas "redes sociales".

Primero, la comunicación digital. Nuestra sociedad ha roto las barreras de las distancias, las comunicaciones han estrechado lazos más fuertes y, sobre todo, ágiles entre las persona, aún a pesar de su condición, raza o sexo. Las redes sociales han motivado y animado a que muchas personas interactúen a través del Internet. La información corre de un extremo a otro de la tierra con solo un clic.

Es fácil pensar que se está informado porque la “Fuente RSS” a cada instante enlista los títulos de los artículos de numerosas páginas informativas, blogs y sitios de interés para el usuario; y creerlos como si el título de la noticia fuese un axioma.

También se puede caer en el error de que uno no está en comunicación con el mundo porque no se encuentra eternamente “conectado” a la red social, desconectándose así del mundo real. Como dice el Papa, “se busca un refugio en una especie de mundo paralelo”.

Aquí es donde entra el segundo problema: la necesidad de expresar la propia imagen en las redes sociales. Hablamos de la verdadera imagen, de lo que somos, no de lo que pretendemos ser o de lo que queremos que la gente piense que somos. Porque un perfil, un retrato digital, es fácil inventárselo.

¿Cuántos adolescentes en los chat no elevan sus edades sólo para no ser rechazados? ¿Cuántas personas han encontrado la salvación de su figura con Photoshop u otro programa similar?  Y qué hay de las personas que poseen tres o cuatro correos, uno de trabajo (el “serio”), otro personal para la familia y los amigos, y otro para… aquello en que no se quiere dejar ningún registro, etcétera.

Y he aquí que es muy sencillo presentar al mundo una imagen que no coincide con la realidad de nuestra persona. Nos encontramos frente “al riesgo de construir una cierta imagen de sí mismos que suele llevar a la autocomplacencia”, como subraya el Papa.

Finalmente, Benedicto XVI, resalta la importancia de una coherencia de vida. Eso es lo único que muchas veces buscan los hombres, especialmente los jóvenes; es aquí donde se demuestra cuáles son las personas que valen.

Es verdad que todos no somos totalmente coherentes con nuestra ideas; sin embargo, llegar a negarlas o actuar abiertamente contra lo que se dice o piensa, desmoraliza en muchos casos a las personas que viven a nuestro alrededor, a nuestros contactos o a nuestros “amigos”, aunque quizá nunca nos hayamos saludado personalmente.

Por eso el Papa comenta que es necesario que se dé la presencia del cristiano coherente en las redes sociales. Coherencia de vida es actuar según se piensa, según los propios ideales.

Una verdadera comunicación digital, una imagen propia equivalente a la realidad, y la coherencia de vida son un reto que nos presentan las redes sociales en la actualidad y que necesitamos afrontar sin miedos.

http://blogs.catholic.net/analisisyactualidad

 
analisis@arcol.org

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking