El sentido de comunicar

¿Tiene sentido, chiste, razonabilidad y sentido común –independientemente de las razones financieras– seguir haciendo un supremo, ingente y superior esfuerzo para cumplir con la misión de ésta, nuestra casa, que es un medio de comunicación de importancia especial para muchos?

Es pregunta obligada

De verdad. Es una pregunta así, forzosa, obligada y evidente. ¿Cuál será el “chiste” de seguir en este intento de impactar a la sociedad con la verdad que nos fue prometida y que nos hará libres?

En este sentido, el tino siempre genial de Benedicto XVI nos ofreció la pauta para esta colaboración.

Para comunicar las razones

1.- Ciertamente el mensaje fue dirigido a los comunicadores con inspiración cristiana; sin embargo, el mensaje de “servir a la verdad”, de presentar las razones de la fe y ayudar a interpretar la realidad “desde el punto de vista evangélico”, nos parece una aportación deontológica extraordinaria.1

2.- En efecto, en medio de este mundo particularmente convulsionado por las notas de violencia, de guerras, de hambrunas y de catástrofes de toda índole, este “condimento evangélico” contribuye con eficacia a ir al encuentro de una verdadera paz, de una efectiva armonía y de una convivencia social en donde se privilegie la felicidad de la persona y de todas las personas.

3.- No es intolerancia o exclusión de nada o de nadie. Por el contrario, con esta perspectiva los órganos de información “están –dice el Papa Ratzinger– contribuyendo a que la opinión pública pueda “mirar y leer la realidad” desde el enfoque evangélico. Un enfoque que traspasa la estricta línea ideológica de operación para abrir las alternativas de operación al pensamiento cristiano sobre cuestiones éticas, económicas, culturales, políticas y sociales.

4.- Este emplazamiento hacia la verdad, tanto de los dirigentes como de los generadores de corriente opinión, adquiere en nuestro tiempo un significado y un peso específico, en particular frente al escepticismo, las ideas relativistas y la exclusión al pensamiento cristiano en nombre de una tolerancia que asume matices fascistas.

5.- De esta suerte, el comunicador y el líder de opinión se colocan –respecto a la verdad– muy por encima de los reduccionismos, las opiniones superficiales y las verdades a medias o manipuladas por intereses fácticos. El hombre, asegura el pontífice, no puede “contentarse con verdades parciales”.

El comunicador es levadura en el mundo

Para Benedicto XVI, el comunicador es levadura que fermenta, hace crecer y madurar a la sociedad desde lo verdadero, lo bueno y lo bello de la realidad.

Por esa razón, los medios de comunicación –como el que gentilmente nos hospeda periódicamente– deben seguir siendo “de la gente”. Instrumentos que favorecen el diálogo veraz, sincero y auténtico, como sincero auténtico y veraz es el debate leal que surge de una sana pluralidad. De aquí que los medios también asumen una tarea formadora de conciencias críticas y de visión trascendente.

De ello se desprende que en la dedicación y el profesionalismo de esta noble vocación de tundir máquinas el comunicador sea capaz de dar testimonio de su fe, de los valores de orden superior.

En análisis final, “en el principio era la Palabra…. Y la Palabra era Dios”. Por ello, no tendríamos este don maravilloso si no nos hubiese sido dado de lo Alto.

1 Discurso a los participantes en la Asamblea de la Federación Italiana de Semanarios Católicos (FISC), el viernes 26 de noviembre de 2010 en la Sala Clementina del Palacio Apostólico.
 
mondragonrene@hotmail.com

( 6 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking