Cine, un retrato de la Independencia

El cine surgió gracias al cinematógrafo creado por los hermanos Louis y August Lumière en 1895, un aparato que permitía registrar imagen y movimiento al mismo tiempo, para que posteriormente esto fuera proyectado.

Un año más tarde, justo el 6 de agosto de 1896, debutó en nuestro país, cuando el entonces presidente Porfirio Díaz, su familia y algunos amigos atestiguaron por primera vez la imagen en movimiento en el recinto del Castillo de Chapultepec.

La historia del cine mexicano había comenzado.

Si hacemos cuentas, el cinematógrafo llegó a nuestro país poco antes de que estallara el movimiento revolucionario, tiempo durante el cual sirvió para capturar algunos momentos de El Porfiriato y, posteriormente, ya iniciado el conflicto, registró la guerra y los diferentes movimientos y avances de los caudillos.

Sin embargo, la lucha de Independencia no contó con la misma suerte que la Revolución, y su relación con el cine se desprende a partir de recreaciones históricas y documentales sobre el movimiento iniciado por Miguel Hidalgo, muchas de las cuales tenían la intención de generar un sentimiento de nacionalismo y amor a la patria en los mexicanos.

La primera de ellas, que de hecho fue una de las cintas pioneras en el rubro de ficción en nuestro país, y que además se trató de un proyecto ambicioso, fue “El grito de Dolores” o “La Independencia de México”, que data de 1907. En ella Felipe de Jesús Haro escribió el argumento e interpretó a Miguel Hidalgo. La película se exhibió cada 15 de septiembre hasta el año de 1910.

Mientras, en 1916 los yucatecos Carlos Martínez de Arredondo y Manuel Cirerol Sansores realizaron “1810 o ¡los libertadores de México!”, la cual, al realizarse en un territorio tan lejano como Yucatán, recibió menos atención que las películas que se hacían en la Ciudad de México.

Ya en 1942, Julio Bracho se encargó de la megaproducción “La Virgen que forjó una patria”, en la que abordó de forma paralela la conspiración encabezada por el cura Miguel Hidalgo y Costilla que desembocó en un movimiento armado, y las apariciones de la Virgen de Guadalupe en la época de la Colonia.

De forma retrospectiva y narrando dos historias a la vez, Bracho intentó exaltar un sentimiento de unión y nacionalismo en los mexicanos al explicarles de dónde provenían, la forma en que los indígenas eran tratados durante la época colonial, la participación de la Iglesia en la evangelización, y el papel de Juan Diego y la Virgen de Guadalupe en la consolidación de la identidad nacional.

En ese mismo año, Miguel Contreras Torres tomó el timón del filme “El Padre Morelos”, una cinta biográfica que gira en torno al cura e insurgente José María Morelos y Pavón, desde su nacimiento, hasta su incursión en el movimiento de la independencia.

La película contó con las actuaciones de Domingo Soler, Perla Aguilar, Luis Alcoriza y Ernesto Alonso, entre otros; para su realización participaron varios historiadores, además de que fue financiada por la Secretaría de Gobernación (Segob).

El mismo Contreras Torres escribió, produjo y dirigió en 1943 “El rayo del sur”, la segunda parte de la vida del cura Morelos en la cual se ve cómo continúa con la lucha independista, cuando es nombrado jefe del sur por Hidalgo, toma Oaxaca, Acapulco, las subsecuentes derrotas, captura y sentencia a muerte del entonces líder del movimiento.

En este filme, además de Soler participaron Stella Inda, Francisco Jambrina y Consuelo Frank.

Décadas más tarde, en 1977, Antonio Eceiza realizó una cinta también con tintes biográficos, pero en esta ocasión alrededor del personaje español, Francisco Javier Mina, quien se unió al movimiento insurgente tras desembarcar en Soto la Marina: “Mina, viento de libertad”.

En esta cinta actuaron José Alonso, Pedro Armendáriz Jr. y Héctor Bonilla; se filmó en La Habana, Cuba; Catemaco, Veracruz; el cerro del Sombrero, la ciudad de Guanajuato y el Distrito Federal y también fue una megaproducción de la época, ya que para su rodaje se requirió la participación de numerosos extras.

Éstos son sólo algunos de los filmes que han recreado el periodo de la independencia de México en el cine nacional, pues también existen innumerables documentales, así como telenovelas históricas, como “La Antorcha Encendida”.

A lo anterior se suman las nuevas producciones con motivo de los festejos del Bicentenario, como “Hidalgo, la historia jamás contada”, de Antonio Serrano, en la que se narra la vida de Miguel Hidalgo previo a la insurrección; a partir de ciertos elementos verídicos, se hace un acercamiento al personaje como un jugador y amante de las mujeres.

Asimismo, Carlos Kuri nos presenta “Héroes Verdaderos”, una animación sobre la lucha de la Independencia dirigida principalmente al público infantil.

Finalmente, cabe hacer un paréntesis para mencionar que los primeros cineastas nacionales sí lograron captar con sus lentes las celebraciones del centenario de la Independencia que acaecieron aún con Díaz al mando.

Algunas de las cintas que se crearon, fueron: “Fiestas del centenario de la Independencia”, de los hermanos Alva; “Fiestas del centenario de la Independencia”, de Salvador Toscano y Antonio F. Ocañas, y las “Fiestas del centenario en México”, de la empresa Desfassiaux.

Mientras que en 1921 también se documentaron las celebraciones con motivo del Centenario del fin de la lucha (que es lo que verdaderamente deberíamos celebrar), con: “Las fiestas del centenario”, de Salvador Toscano; “Las grandes fiestas del centenario”, de Ediciones Camus, y “Los grandes y solemnes festejos del centenario”, de la Internacional Pictures Company.

 
msalinas@yoinfluyo.com

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking