Juan Pablo II: ¡misión cumplida!

Hay algunos seres humanos que con su personalidad e impronta, logran influir en muchas otras personas y hasta en naciones enteras. Personajes como Mahatma Gandhi, Martin Luther King o la Madre Teresa de Calcuta, han dejado una huella imborrable en su paso por este mundo.

En este mes hemos de recordar a un hombre excepcional que supo cumplir heroicamente su excelsa vocación, nos referimos al polaco Karol Josef Wojtyla, quien es mejor conocido como el Papa Juan Pablo II.

Cuando el Cardenal Wojtyla fue electo Obispo de Roma, en octubre de 1978, el mundo era muy diferente al que ahora conocemos, y él contribuyó enormemente al cambio.

Inició su pontificado dirigiendo su labor en dos vertientes: una de ellas hacia el interior de la Iglesia, y la otra hacia el exterior del Cuerpo Místico de Cristo.

Hacia el interior urgió a los católicos a hacerse presentes en todos los ámbitos de la actividad humana (incluyendo en la política) sin renunciar a su fe, por el contrario, testimoniando con sus acciones cotidianas, la milenaria doctrina de la Iglesia.

En concordancia con esa moderna visión, el Sumo Pontífice procedió a adaptar el Evangelio a las realidades humanas contemporáneas, y con ello logró que muchos ministros eclesiásticos que anteriormente se alineaban, de buena fe, con la denominada “ala progresista” de la Iglesia, se situaran inmediatamente en comunión con él, considerándolo su líder espiritual.

En el trabajo que Juan Pablo II realizó hacia el interior de la Iglesia se encuentran sus 250 viajes pastorales, visitando 133 países, para confirmar a los miembros de la Iglesia en la fe, a quienes siempre habló en sus respectivos idiomas o lenguas.

Asimismo, escribió 14 encíclicas (que son cartas públicas formales que permiten clarificar la milenaria doctrina cristiana en asuntos específicos actuales), y además promulgó un nuevo Catecismo de la Iglesia, adaptando el antiguo a las situaciones contemporáneas del ser humano.

Su quehacer interno no se detuvo ahí. También reconoció las virtudes heroicas de mil 828 cristianos, elevándolos a los altares (483 santos y mil 345 beatos) para que nos sirvan como ejemplos a todos los que deseamos alcanzar la vida eterna.

Otra trascendente acción que realizó el Vicario de Cristo consistió en añadir cinco misterios luminosos a la meditación y al rezo del Santo Rosario, oración que es un instrumento eficaz para la fidelidad y perseverancia en la fe.

En su incansable labor hacia el exterior de la Iglesia, que fue a menudo la tarea más resaltada por los medios de comunicación, los resultados son realmente sorprendentes, sobre todo si consideramos que no se lograron por el poder de las armas sino por la perseverancia de la oración y la paciencia de la diplomacia.

En junio de 1979, el Santo Padre visitó su natal Polonia, y al denunciar las constantes violaciones a los derechos humanos por parte del régimen comunista en dicho país, motivó que los trabajadores polacos se organizaran en sindicatos independientes (que en ese tiempo era considerado un delito en los países comunistas), que al paso del tiempo, y con muchos mártires de por medio, lograron derribar el régimen pro-soviético y establecer un sistema político-económico más libre y más humano en dicho país.

En esa primera visita de un Sucesor de San Pedro a un país comunista, se plantó una enorme Cruz en pleno centro de Varsovia, capital de Polonia, que a la larga se convirtió en un hierro punzante en el corazón del, en ese tiempo, muy poderoso mundo comunista.

Bajo el liderazgo del carismático líder católico Lech Wallesa, Polonia se liberó del yugo soviético, y después del colapso del sistema comunista en ese país, como efecto dominó, los otros países de Europa del Este también consiguieron su libertad económica y política.

En este contexto, el 9 de noviembre de 1989 sucedió un acontecimiento que se antojaba inimaginable. Ese día fue derribado el emblema del comunismo europeo: el Muro de Berlín; que durante muchos años había separado físicamente a los habitantes de dicha ciudad y que era el símbolo de la separación económica y política que prevalecía en el mundo de esa época.

Debemos insistir en que la Muralla de la Vergüenza se derrumbó, como cayeron las de Jericó o como las montañas de Covadonga, bajo el poder de la oración y no de las armas. Pocos meses después, hasta la Unión Soviética desapareció y se disgregó en 15 diferentes países.

La siguiente interrogante ha intrigado a muchos analistas. ¿Quién fue el auténtico responsable de la apertura de los países detrás de la otrora sólida Cortina de Hierro? A nosotros no nos queda ninguna duda, e incluso hasta los mismos comunistas –incluyendo a Mijail Gorvachov, último presidente de la hoy extinta Unión Soviética– lo reconocen: el artífice del cambio hacia la libertad fue Juan Pablo II.

En Sudáfrica manifestó su oposición a la doctrina segregacionista racial imperante (conocida como el apartheid), y fue tanta la influencia de su posición, que poco después se logró erradicar la intolerancia entre las razas de ese país, llegando a resultar elegido en forma democrática, una persona de raza negra como presidente de Sudáfrica: Nelson Mandela.

El Presidente Mandela –demostrando calidad humana¬– nombró a un sudafricano de raza blanca, Frederick de Klerk, como vicepresidente del país, evitando con ello una posible guerra fraticida entre negros y blancos, y dando inicio a una época con clima de paz en la tolerancia,

En México y otros países latinoamericanos, Juan Pablo II urgió a los regímenes a permitir mayor libertad legal a las iglesias y a sus ministros, a fin de facilitarles su importante labor. En nuestro país, después de 135 años de intolerancia antirreligiosa gubernamental, se logró establecer un estatus jurídico más respetuoso de los derechos humanos (libertad de educación, de asociación, de creencias, de propiedad, entre otros).

También en Latinoamérica se pronunció para que los regímenes militares concedieran la libertad a quienes se encontraban presos por motivos de conciencia, además de que los gobiernos se abrieran a los sistemas gubernamentales más dignos del ser humano. Fue así como Chile, Paraguay, Argentina, Uruguay y Nicaragua, entre otros, transitaron del autoritarismo hacia sistemas más democráticos y más humanos.

Finalmente, su incansable labor diplomática lo llevó a evitar lo que pudo ser una conflagración mundial entre países occidentales y orientales, cristianos y musulmanes, respectivamente. Al oponerse firmemente a las guerras en el cercano oriente, conflictos que no pudo evitar, pero que pudieron haberse extendido si los líderes musulmanes hubieran percibido que el Papa, a quien algunos de ellos consideran “el gran cruzado infiel”, se alineaba incondicionalmente con los intereses de los países de occidente.

Su titánica misión a favor de la Paz y de la Libertad dejó en el mundo un legado muy difícil de igualar. No se puede entender la geopolítica del mundo actual sin la huella del Papa Peregrino, quien hace ya casi cinco años comenzó su viaje más importante, hacia el cielo y hacia Dios.

Sin intentar prevenir el muy prudente juicio de la Santa Iglesia, experta en estas situaciones, millones de católicos en todo el mundo anhelamos ver al Papa Juan Pablo II elevado a los altares, es decir, recibiendo formalmente de la jerarquía eclesiástica el honrosísimo reconocimiento –con certeza absoluta– de que ya goza de la felicidad eterna, a la derecha del Padre Todopoderoso.

Su Santidad Juan Pablo II: el día 2 de abril de 2005, le deseamos a usted que tuviera un Buen Viaje hacia la eternidad. Podemos imaginarnos el grandioso momento de su encuentro con Cristo, Rey del Universo, quien seguramente ya le esperaba con los brazos abiertos. De rodillas ante Él, con la humildad que a usted lo caracteriza, y teniendo como fondo los coros de los ángeles, se escucha la siguiente expresión: “Padre Todopoderoso, Vos me encomendasteis una Misión en mi vida terrenal. Señor Mío y Dios Mío… ¡Misión Cumplida!”.

 
dianagal_@hotmail.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking