Sé una persona imán

Los líderes emocionales operan como una suerte de “atraedores” límbicos que ejercen una poderosa influencia sobre el cerebro emocional de sus seguidores. Si observamos, por ejemplo, la actuación de una buena actriz, no tardaremos en advertir lo fácilmente que atrae al público hacia su órbita emocional, sin importar que esté representando la angustia de la traición o las mieles del triunfo.

La facilidad con la que detectamos los estados emocionales del líder depende de la expresividad de su rostro, de su voz y de sus gestos. Cuanto mayor sea su capacidad para transmitir sus emociones, más rápidamente se difundirán.

Y ello, evidentemente, no tiene nada que ver con el histrionismo, puesto que la gran atención prestada al líder permite que hasta las manifestaciones más sutiles de la emoción puedan tener un efecto muy profundo. No obstante, cuanto más abierto sea el líder (es decir, cuanto mejor exprese sus emociones) más rápidamente se producirá el contagio.

Los líderes que poseen este tipo de talento operan como una especie de imanes emocionales. Si se piensa en los líderes de una determinada organización que más atraen a la gente, probablemente adviertan que se trata de personas que parecen emanar sentimientos positivos.

Y es que las personas con más talento se sienten atraídas por los líderes emocionalmente inteligentes por el mero gusto de estar en su presencia. Por su parte, los líderes que emiten registros negativos (los líderes irritables, susceptibles, dominantes o fríos) parecen repeler a los demás.

La investigación ha demostrado palpablemente que nadie quiere trabajar con un cascarrabias. Por eso, a diferencia de lo que ocurre con los líderes que tienden hacia los estados de ánimo negativos, los líderes optimistas y entusiastas suelen conservar más tiempo a sus empleados (Daniel Goleman).

 
direcciongeneral@neurocienciasocial.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking