Equipo yoinfluyo.com
El pueblo mexicano sabe bien lo que hoy miles de personas sufren en Haití, país que apenas el pasado 12 de enero sufrió un sismo de 7 grados en la escala de Richter que destruyó parte de su capital, Puerto Príncipe, y de algunas otras regiones de su territorio. Somos conscientes de que recibimos en tanto que damos, siempre podemos dar sólo lo que nos ha sido dado.
Haití nos ha vuelto a recordar nuestra tragedia de 1985. Aquel terremoto que devastó a la ciudad de México fue para nosotros una experiencia amarga, dolorosísima.

El pueblo mexicano sabe bien lo que hoy miles de personas sufren en Haití, país que apenas el pasado 12 de enero sufrió un sismo de 7 grados en la escala de Richter que destruyó parte de su capital, Puerto Príncipe, y de algunas otras regiones de su territorio.

Haití es el país más pobre de América Latina y de Occidente. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) le ha calificado como una de las naciones con Índice de Desarrollo Humano más reducido. El PIB per cápita es bajísimo: sólo mil 350 dólares anuales, por lo que el poder adquisitivo de los haitianos está muy disminuido.

Por si fuera poco, el sismo, la mayor tragedia que ha sufrido aquel país y una de las más graves de la historia de América Latina, afectó a poco más de tres millones de haitianos y se calcula que provocó la muerte a más de 100 mil personas.

La población de Haití es de poco de 9 millones 700 mil habitantes, por lo que el 30 por ciento de las sociedad haitiana resultó afectada por este hecho. Bajo esta lógica, es posible deducir que algo más del 1 por ciento de los habitantes de aquel país murieron en la catástrofe.

El terremoto en Haití es una herida profunda para Latinoamérica y para la historia de esa nación.

La ayuda para Haití no es necesaria. Si hace unos pocos años padecieron un conflicto bélico de gran magnitud e inestabilidad política, hoy sufren a causa de fenómenos naturales. Y es nuestro deber aportar, en la medida que podamos, todo aquello que contribuya a paliar este dolor.

De este modo, México se solidariza con Haití, los mexicanos con los haitianos. “Solidaridad significa que uno se hace responsable de los otros, el sano del enfermo, el rico del pobre, los países del norte de los países del sur.

“Significa que se es consciente de la responsabilidad mutua y que somos conscientes de que recibimos en tanto que damos, y que siempre podemos dar sólo lo que nos ha sido dado y que por eso jamás nos pertenecemos solamente a nosotros”, afirmó contundente el otrora cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI.

Así como México fue objeto de solidaridad cuando el terremoto de 1985 cimbró a la capital del país, Haití ha recibido ayuda de diversas naciones que se han hermanado con el territorio más pobre de América Latina.

Rusia ha enviado al menos tres aviones con víveres y un hospital móvil; Brasil ha hecho lo propio al mandar dos aviones; Reino Unido anunció la donación de 6.15 millones de libras, equivalentes a 10.5 millones de dólares.

Estados Unidos también declaró la aportación de 100 millones de dólares y el envío de 300 médicos y paramédicos, mientras que la organización Médicos sin Fronteras se sumó a la causa, enviando equipo de apoyo y personal galeno.

En nuestro país el gobierno federal anunció la creación de diversos centros de acopio instalados en la Cruz Roja, el DIF y las secretarías de Gobernación, Salud y Desarrollo Social. Además, el gobierno y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal pusieron a disposición del público sus centros de acopio.

RECIBIMOS EN LA MEDIDA QUE DAMOS
separacion

Si deseas contribuir con recursos y víveres para ayudar a la sociedad haitiana, ponemos a tu disposición algunos datos que te podrán ser de utilidad.

¿Qué llevar a los centros de acopio para ayudar a Haití?

  • Alimentos enlatados no caducos y con una vigencia mayor a seis meses, y no en envases de vidrio.
  • Medicamentos nuevos y sellados de origen, con fecha de vencimiento mayor a seis meses.
  • Agua embotellada, en presentación de un litro.
  • Material de curación nuevo como vendas, cinta adhesiva, gasas, guantes de látex y alcohol.
  • Pañales, toallas femeninas y papel higiénico.
  • Ropa para personas de todas las semanas y de ambos sexos.

¿A dónde llevar la ayuda?

Cruz Roja Ciudad de México:
Juan Luis Vives número 200, esquina con Homero, colonia Los Morales Polanco.

Gobierno del Distrito Federal:
El centro de acopio se ubica en el Zócalo capitalino, en la Plaza de la Constitución, Distrito Federal. Se encuentra a disposición del público de las 9:00 a las 18:00 horas.

Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal
Avenida Universidad número 1449, colonia Pueblo Axotla, a un lado de la estación de Metro Viveros. Recibe ayuda las 24 horas del día.

Oficina de las Naciones Unidas en la ciudad de México
Presidente Masaryk número 29, piso 2, colonia Chapultepec Morales.
Teléfono: 52 63 97 62
Correo electrónico: Ernesto.trevino@undp.org.mx

Cruz Roja Monterrey:
Avenida Alfonso Reyes número 2503, colonia Del Prado, Monterrey.
Teléfonos en Monterrey: 14 7714 77 y 14 93 27 34, de las delegaciones Monterrey y Guadalupe respectivamente.

Sistema DIF Jalisco
Avenida Alcalde número 1220, a un costado de la Glorieta La Normal, de lunes a domingo, con un horario de 8:00 a 20:00 horas.

Para hacer donativos económicos a través de la Cruz Roja se pueden hacer los depósitos a la cuenta 0404040406, sucursal 686 de Bancomer, con CLABE interbancaria 012180004040404062.
{mos_fb_discuss:13}
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking