No hay agua, no hay higiene

En nuestra vida cotidiana el agua está presente en un sinfín de actividades, en la higiene personal, la alimentación, la producción industrial y agrícola, entre otras. Y cada una de ellas son de gran importancia; sin embargo, no somos conscientes de ello, al no entender que sin el agua nuestras vidas se paralizarían.

Por ejemplo, la higiene en nuestra persona, la cual consiste en el acto de mantenerse limpio y libre de impurezas en nuestra parte externa, sería imposible sin la presencia de agua. Pues, ¿cómo nos bañaríamos o nos cepillaríamos los dientes? O, simplemente, ¿cómo nos lavaríamos las manos?

Y aunque la higiene personal es una parte importante de nuestra vida, no se trata sólo de tener el pelo bien aseado y cepillarse los dientes; también es importante para la salud.

Por ello, los efectos de la escasez del agua se esparcen en todos los ámbitos, produciendo problemas muy serios a nivel personal, puesto que existe un impacto en la sanidad.

Una muestra de lo anterior es que la población infantil es la más susceptible a padecimientos relacionados con la mala calidad del agua. Existe una relación inversa entre la cobertura de agua potable y la tasa de mortalidad por enfermedades diarreicas en menores de cinco años.

Otras enfermedades vinculadas a la escasez de agua incluyen el tracoma y la tuberculosis, ya que se propagan en condiciones de carestía de agua dulce y sanidad deficiente. Estas enfermedades avanzan sin parar. Sin embargo, pueden controlarse fácilmente con una mejor higiene, para lo cual es imprescindible disponer de suministros adecuados de agua potable.

Además, no debe extrañarnos que para el ser humano sea tan imprescindible el agua, pues este líquido representa aproximadamente el 70 por ciento del peso corporal del hombre. Si una persona pierde 10 por ciento del agua de su cuerpo, su vida estaría en situación de riesgo. Y si pierde 20 por ciento, la condición sería tan grave que podría morir.

También se sabe que una persona debe ingerir al día una cantidad de agua que represente, por lo menos, 3 por ciento de su peso, lo que significa que el promedio necesario de agua por persona es de aproximadamente 2 litros al día.

Por eso, es tan primordial que aprendamos a racionalizar su uso. A continuación le proporcionamos algunos tips que puede aplicar en su higiene personal y con los que ahorrará agua:

Cierre la llave del agua mientras se cepille los dientes o se afeite. Moje su cepillo de dientes y luego llene un vaso con el agua que necesite para enjuagarse. De esta manera ahorrará 12 litros por minuto.

Un baño en tina consume mucha agua, lo más recomendable es utilizar la ducha, y así no desperdiciar 100 litros de este líquido.

No use el inodoro como cubo de basura, coloque una papelera. Ahorrará de 6 a 12 litros cada vez.

Evite que se pierda el agua que corre en la ducha mientras espera a que salga la caliente; puede recogerla en cubetas y reutilizarla.

Cuando algo en nuestra vida es tan cotidiano que no lo valoramos, como en el caso del agua, hay quienes creen que al no pagarla no pasa nada. No se dan cuenta que su precio es prácticamente representativo; en algunas ciudades una familia paga lo mismo que cuesta una entrada al cine, por tener agua todo el mes. Pagarla y apreciarla cuesta poco, pero permite construir grandes obras y tener un mejor futuro.

 
ctinajero@yoinfluyo.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking