Elecciones guatemaltecas: Álvaro Colom, política externa y "moderados útiles"

Es de desear que en el segundo turno electoral los guatemaltecos alejen la posibilidad de que llegue a la presidencia un potencial aliado de Chávez y rechacen sus promesas demagógicas

El 4 de noviembre próximo, en Guatemala, se realizará la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que será disputada por Álvaro Colom, de la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), de centro izquierda, y por el general retirado Otto Pérez Molina, de la Unión Patriota (UP), que se define a sí mismo como de "derecha progresista".

En América Latina, el presidente Chávez, de Venezuela, está imponiendo sus posiciones de izquierda radical en varios países de la región y, con el estímulo del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, comenzó una mediación entre el gobierno colombiano y las narcoguerrillas, lo cual podrá favorecer a éstas últimas. En ese contexto, es importante conocer la posición de los candidatos guatemaltecos sobre esos delicados problemas.

En materia de política externa, Colom ha evitado identificarse con el presidente Chávez, de Venezuela, tal vez considerando la triste experiencia de los candidatos presidenciales de México, López Obrador, y de Perú, Ollanta Humala, cuyos apoyos al populista mandatario venezolano contribuyeron decisivamente para sus respectivas derrotas electorales. No obstante, Colom ya ha anticipado que, en el caso de vencer en las elecciones, impulsará una relación "normal" con Venezuela y Cuba, por lo cual no parece dispuesto a transformarse, ni mucho menos, en un obstáculo regional para el gobierno populista de Caracas y para el régimen comunista de La Habana.

En ese sentido, los elogios del candidato de la UNE al presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, y su pública identificación con éste, hacen prever que Colom pueda adoptar en relación a Chávez la misma actitud contemporizadora y de "moderado útil" del mandatario brasileño. Lula, con sus elogios a Chávez, contribuye a paralizar las sanas reacciones antichavistas, a pavimentar el camino a este líder más radical y a favorecer un deslizamiento suave, sin sobresaltos, de sectores centristas de la opinión pública hacia las nuevas formas de socialismo y de populismo.

La posición de Pérez Molina en relación a Chávez, parece ser más distante de éste y con mayores reservas que las adoptadas por Colom. A continuación, algunos datos sobre ambos candidatos guatemaltecos que pasaron a la segunda vuelta y las posiciones de sus respectivos partidos, en materia de política interna.

Álvaro Colom, de la (UNE), alcanzó el 28% de los votos, enarbolando la bandera de la defensa de los pobres con propuestas demagógicas y de difícil realización. Su partido se encuentra fragmentado y varios de sus miembros más importantes han sido acusados de corrupción y de favorecer al narcotráfico.

El general retirado Otto Pérez Molina, de la (UP), que se define a sí mismo como de "derecha progresista", obtuvo poco más del 24%, prometiendo empleo y seguridad para la población, abrumada por la criminalidad, que incluye las llamadas "maras", organizaciones delictivas juveniles que se están adueñando de regiones enteras del país.

Por fin, es interesante conocer la posición de centro y derecha de los candidatos que en el primer turno se situaron en el 3er y 4o lugar. El apoyo electoral que recibieron indica que el electorado guatemalteco, aún cuando su voto se dividió y hasta fragmentó entre varios candidatos, rechaza las posiciones de izquierda radical.

Alejandro Giamattei, de la alianza oficialista GANA, obtuvo un 17% de los votos, y los observadores estiman que en la segunda vuelta la mayoría de sus seguidores votará por Pérez Molina, candidato de la UP, aún considerándolo como un mal menor.

Eduardo Suger, un académico de centro derecha, obtuvo un 7% de votos y también se estima que sus partidarios darán su apoyo a Pérez Molina.

Por su parte, Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992, candidata de diversos partidos de izquierda, partidaria del presidente Chávez y del dictador Castro, y participante activa de las diversas ediciones del Foro Social Mundial (FSM), obtuvo solamente un 3% de los votos. Fue un fracaso rotundo de esa candidata de izquierda radical, lo que confirmó la impresión que muchos tenían en Guatemala de que Menchú es un "ícono" publicitario de la izquierda internacional, que en realidad cuenta con un ínfimo respaldo en su propio país.

En el siglo XX, el pueblo guatemalteco sufrió durante muchos años la acción violenta de crueles guerrillas procastristas, que llevaron al país a una virtual guerra civil. Guatemala no se dejó doblegar por las guerrillas y, en ese sentido, constituyó un valioso ejemplo de resistencia no solamente para América Central, de la cual hace parte, sino también para su gigantesco vecino México y para toda América Latina. Es de desear que en el segundo turno electoral los guatemaltecos alejen la posibilidad de que llegue a la presidencia un potencial aliado de Chávez y rechacen sus promesas demagógicas, evitando que llegue a la presidencia un "moderado útil" al servicio de las izquierdas radicales.

nnoticiasdeactualidad@yahoo.es

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking