Sin unidad no podemos

Ni más, ni menos; en el momento en que irlandeses e ingleses -protestantes y católicos- decidieron unirse y poner fin a 40 años de violencia, destrucción y sangrientos conflictos, Irlanda inició firme y nuevo paso y una sorprendente transformación hacia el progreso y modernidad, que consolida con la aceptación e integración de un gobierno de unidad, firmado hace poco tiempo... Ojo: desterrar violencia y cerrazón.

Centro América fue, durante largo tiempo, campo de guerra, escenario de violencia y encarnizados combates. Los pobladores de Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador vivieron bajo el horror y la pobreza, el miedo y el sin futuro.

En los años del 84 al 87, el conflicto armado alcanzó dimensiones de alta intensidad y se estima que Nicaragua sufrió daños por 17 mmdd y lloró la muerte de 38 mil personas.

La violencia involucró a más de 400 mil hombres, causando 250 mil muertes, cientos de miles de desplazados, huérfanos, viudas y mutilados, que son aún hoy, a 20 años de haberse firmado la paz, un problema social. La injusticia, desigualdad, ignorancia y falta de desarrollo, hacen el caldo de cultivo del que se aprovechan grupos violentos de corte marxista y leninista -ya del pasado- que no van más allá de la inconformidad y que están muy lejos de ser, por la vía armada, la solución a las diferencia políticas y sociales. Sin haberse vuelto el paraíso, CA, sin guerrilla ni violencia tiene otra cara -y los problemas e incertidumbres de la democracia-, empezando por la tranquilidad social. Las naciones que componen esa región, están empeñadas en la integración y en proyectos que van del atorado PPP a tratados con los EU y otras naciones de más allá de los mares, para desarrollar infraestructura -carretera, hospitalaria, escuelas, presas, refinerías, comunicaciones etc.- para refuerzo e impulso de la producción, economía, comercio y las exportaciones, elementales para crear los empleos que arraiguen a la gente y reduzcan la expulsión de mano de obra hacia el norte... Ojo: justicia social y desarrollo por delante de los intereses partidistas y personales.
 
A pocos meses de la muerte del dictador Francisco Franco y en vista del desastroso estado en que se encontraba España, con una economía arruinada, galopante inflación y creciente desempleo -entre otros rezagos económicos, financieros y de descomposición política y social-, se firmó el Pacto de la Moncloa, sustento para la transformación de la península y su lanzamiento hacia el desarrollo y progreso. Allá por los años sesenta, era el paraíso de la incipiente clase turista mexicana, que veía con asombro y cierto gusto, que México era superior, infinitamente, en todo. En la actualidad, España, que extiende sus inversiones y tratados comerciales por toda América Latina, es infinitamente superior a México, en todo. Al Pacto de la Moncloa, en el 77, como se llamó a la unión y decisión de todas las fuerzas políticas y sectores sociales, vino la reflexión y la voluntad para incorporarse a la UE, que ha sido la otra plataforma de la expansión económica y comercial de España. Ojo: es tarea de todos, con unidad... La UE es otro ejemplo de unidad.
 
El día 2 pasado, inmediato a la celebración de la oposición y de los hostiles del enterramiento del -Informe- llamado día del presidente, nació en Palacio Nacional el nuevo día del presidente, con fuerte impacto al difundirse el mensaje del Presidente en cadena de radio y tv a toda la nación. En la prensa escrita también fue sobrada la información, la entrevista y la anécdota. En términos generales, la ceremonia, acto o como se quiera llamar, y dígase lo que se quiera, tuvo buena aceptación en la mayoría de la sociedad y el que los partidos, senadores y diputados se excluyeran, ni extrañó ni le preocupó a nadie. Ahora, el dilema es ¿cuándo, en serio, los zánganos e inútiles mal llamados representantes del pueblo, harán la reforma al formato del Informe, que ellos mismos condenan y exigen?, porque, hasta el momento, el Presidente puede informar donde quiera, cuando y como quiera.
 
En el tan atiborrado como elogiado y criticado recinto, el Presidente llamó nuevamente a los legisladores a debatir, a dialogar sobre los problemas y urgencias de la nación y reclamos de la sociedad, que son justamente banderas de la oposición y de los hostiles. ¿Por qué entonces le temen a la invitación?... El Presidente tocó temas vitales para el país, como el cambio climático, agotamiento del petróleo y con claridad dijo que es urgente la transformación, que no hay más tiempo que perder. En esto es donde la marrana torció el rabo, porque para ir a la transformación, transición, cambio del país etc., se requiere de unidad, voluntad y decisión del gobierno, congreso, SCJN, sindicatos, empresarios, partidos políticos, políticos, académicos, intelectuales, medios de comunicación, etc...

Hasta hoy, la clase política en general, y los legisladores en particular, se niegan a la unidad, al diálogo y al acuerdo para dar el paso a la transformación. Las reformas o están dormidas o son discutidas solamente para aparecer en la tv y pasar el tiempo. La pobreza, migración, corrupción, desigualdad, etc., no enojan tanto como la ira desatada porque se cortó el mensaje de Ruth Zavaleta, lo que sin duda es grave, pero sin perder de vista que es una posición personal y que, si a la frase escrita en oro de "la Patria es Primero" nadie le hace caso, pues menos a los bochornos de doña Ruth.

No son pocas las amenazas sobre México, por lo que no hay de otra: el Presidente deberá iniciar sólo -¿y los panistas?- la difícil tarea de enfrentar los retos y confiar en que algunos razonen y se sumen a la tarea. Los políticos mantienen por delante sus "bisnes" y ambiciones...
 
Fernando González Mora

( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking