En medio de tantas malas noticias... ¡una buena!

Desde su aparición en el cerro del Tepeyac, la Virgen de Guadalupe nos ha acompañado. No sólo desde el cielo y en nuestros corazones, sino también de forma magistral en el arte.

Su aparición en el ayate de San Juan Diego en 1531, marcó la unión de las tradiciones indígenas y europeas, dando inicio del Cristianismo hispanoamericano.

En esa ayate quedó plasmada por primera vez: rodeada de flores, como las que recogió San Juan Diego en la punta del cerro; irradiada por unos rayos dorados; vistiendo una capa de estilo europea, pero de piel morena cual indígena.

La imagen encierra múltiples enigmas. Como la razón por la que la tela ha durado tanto tiempo sin ningún conservador ni sustancia que la preserve; igualmente no se sabe cuál es el origen de los pigmentos o la técnica utilizada.

Por si no es suficiente, en las pupilas de la imagen se ha encontrado recreada la escena y todos los personajes que la historia cuenta estuvieron en el momento de su aparición. ¡En las pupilas! Un espacio tan pequeño que ni el mejor miniaturista podría pintar.

Aquella imagen, aún sin explicación científica, más bien milagrosa, ha sido la inspiración de múltiples representaciones artísticas y no sólo pictóricas. Desde la época colonial y hasta nuestros día.

En la literatura, la obra náhuatl Nican Mopohua (Aquí se narra, 1649) es el primer texto donde se en cuentan las apariciones de la Virgen morena. Otros autores que la refieren han sido: Guillermo Prieto, Manuel Gutiérrez Nájera, Sor Juana Inés de la Cruz,
Octavio Paz, Alfonso Reyes y Carlos Pellicer.

La Virgen de Guadalupe también ha sido musa de cantos poéticos, siendo los más representativo las “Maitines para Nuestra Señora de Guadalupe”, del compositor italiano Ignacio de Jerusalem, y las “Mañanitas” de Pedro Infante.

Su imagen no sólo corona uno de los centros religiosos más importantes del mundo, la Basílica de Guadalupe, sino también nos ha acompañado a lo largo de la historia. La recordamos más representativamente en el estandarte del cura Hidalgo. Pero incluso hoy en día, acompaña a los católicos no sólo en México sino en todo el mundo.

Nuestra Señora de Guadalupe ha trascendido fronteras, unido pueblos. Es sin duda uno de los símbolos más representativos y representados de los últimos tiempos.

 
pvillela@yoinfluyo.com
{mos_fb_discuss:13}
( 0 Votos )
Imprimir
PDF
The Website Grade for yoinfluyo.com! Website Monitoring - InternetSupervision.com

Website Ranking