Últimas noticias:

Religiosa narra a Yo Influyo situación de persecución en Siria

María Nazareth cuenta la situación que se vive día a día en Siria, país antes próspero y ahora con el constante riesgo de morir de sus habitantes.

 

La Hermana María Nazareth comparte desde Aleppo, Siria, en entrevista con Yo Influyo, la situación que se vive en ese país azotado por una guerra constante y por la persecución a los cristianos.

María Nazareth: Bueno, la situación actual es muy inestable, es de mucha inseguridad. Hay varios grupos rebeldes, distintos entre ellos, que pretenden avanzar sobre distintas partes de Siria. Sobre algunas, como ustedes ya saben, han logrado ingresar y han tomado el mando de las regiones, y en otras intentan, como en la ciudad de Aleppo. Entonces, la situación que se vive es de constante tensión, con bombardeos diarios, de día y de noche, muchos enfrentamientos, tiroteos. Esta situación lleva cuatro años, acaba de empezar el quinto año. La gente está agotada y agobiada de vivir así. Los que pueden viajan, tratan de irse mirando especialmente el futuro de sus hijos; los que tienen niños, los que tienen jóvenes. No hay perspectiva de que esto se solucione pronto. Y con toda esta situación Alepo ha quedado reducida a la miseria, con todos los lisiados, las personas muertas. Alepo, como ustedes saben, era una ciudad que tenía más de cinco millones de habitantes y era el centro comercial del país; después de Damasco, es la ciudad más importante. Una ciudad moderna, en su aspecto parecía una ciudad occidental, y con la guerra, especialmente las zonas industriales han sido totalmente destruidas, por ejemplo, una sola fábrica textil, que pertenecía a un cristiano, fue bombardeada, reducida a nada y quinientas familias quedaron sin trabajo.

María Nazareth: Gente que mendiga, los niños hacen filas en distintos puntos de la ciudad para buscar agua, porque el agua por más de diez días se corta el suministro, entonces ni en invierno ni en verano. Es terrible para esas épocas del año. Sin electricidad en verano, con temperaturas que superan los 45 grados, no hay heladera, no hay registradores; y en invierno, sin combustible, no hay calefacción. Las plazas, por ejemplo en invierno, se ven todos los arboles cortados, incluso los bancos de madera; sólo quedaban las estructuras de hierro, porque la gente lo usa para hacer fuego, para calentarse. Es una realidad realmente muy dura, muy triste.

Preguntamos si este conflicto que ha durado ya más de cuatro años y que se muestra enquistado, permite a las personas civiles llevar a una vida medianamente normal.

María Nazareth: Si nosotros lo miramos con ojos occidentales, pensaríamos que es imposible, por la situación permanente de riesgo que se vive. Nunca se sabe cuándo va a caer un misil, en qué lugar, en qué magnitudes y si los grupos rebeldes van a entrar a esa ciudad, permanentemente hay intentos. Todos los días hay ataques, muy frecuentemente, no sé si decir a diario, mueren personas porque caen misiles en cualquier lugar de la ciudad, distintos tipos de misiles, a veces chiquitos, a veces grandes de hasta tres metros de largo, misiles que fabrican con gas y le meten adentro montón de cosas y cuando explotan lanzan las esquirlas para herir a las personas. Entonces, muchas veces la gente camina mirando hacia arriba para ver si caen misiles. Entonces, en los parámetros objetivos es imposible vivir normal, pero después de cuatro años y meses de vivir esta situación, la gente necesita vivir, necesita movilizarse, necesita comer, necesita estudiar, ir a la universidad. Pero aún con todos estos riesgos, se trata de llevar adelante la vida, todo se puede, tampoco nunca se sabe a qué hora llega la luz, por cuánto dura el agua. Entonces, se vive al día. Si uno necesita salir a la ciudad, primero averigua qué tal está la situación, y eso los moviliza.

En medio de situaciones tan adversas, la cercanía de los cristianos de todo el mundo y sus oraciones les reconforta; no obstante, el apoyo de una persona en particular alienta su esperanza.

María Nazareth: Especialmente la continua dedicación y el continuo interés del Santo Padre por la situación en estos países, hace que los cristianos experimenten una cercanía paternal realmente del Santo Padre.

Ahora la hermana María Nazareth hace un llamado a la solidaridad con los cristianos en Siria.

María Nazareth: Recen mucho por nosotros, necesitamos la oración de ustedes y esas son las que nos sostienen y a toda la comunidad cristiana. Como ustedes saben, tenemos un blog llamado SOS Cristianos en Siria, donde frecuentemente vamos publicando varias noticias de Medio Oriente, de la vida de los cristianos aquí, también noticias de la comunidad local, de la catedral. Entonces, pueden ir siguiendo nuestros pasos de nuestra misión y también invitar a la gente, los que estén interesados.

Nosotros con este blog nos proponemos unos objetivos:

Primero: dar a conocer esta realidad que viven los cristianos aquí. Es muy silenciada por los medios de comunicación y que a veces es tergiversada.

Segundo: nos proponemos que la misma gente se haga difusora de la realidad que viven los cristianos aquí, porque la gente, cuando sabe, en general se solidaria y reza, le interesa y quiere ayudar por los medios que tiene a disposición.

Finalmente, los que tengan posibilidades de ayudar materialmente, que también puedan concretar esa ayuda, aquí hay muchísimas necesidades, como gente que ha perdido absolutamente todo, que no tienen ningún refugio, que están viviendo como refugiados. Entonces, tienen la posibilidad de obtener información sobre la vida de los cristianos en este lugar.

En otra entrega de esta conversación, nos cometa sobre el estado de su Congregación en Siria y la labor que desempañan en medio de este entorno de incertidumbre y persecución.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en nuestras redes sociales

yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo