Últimas noticias:

Cuentos patrioteros

Grotesca ignorancia del diputado local electo Samuel García, al repetir el cliché de que “los extranjeros se roban los empleos” (alude a obra de KIA).

A pesar de los indudables avances que ha significado el proceso de globalización para la calidad de vida y las oportunidades de desarrollo de miles de millones de personas, la incómoda verdad es que, debajo del tenue manto de “tolerancia” que adorna a la clase política, la xenofobia se mantiene y los viejos prejuicios aún gozan de cabal salud.


Análisis Político


Para muestra basta un botón: el pasado 29 de junio, Samuel García, electo apenas hace tres semanas como diputado local del Partido Movimiento Ciudadano por el distrito 18 de Nuevo León, publicó con bombo y platillo un video y una nota en la cual acusa a la empresa KIA (que está construyendo un mega parque industrial en ese estado) de traer a 5 mil trabajadores, por lo que, alega, “5 MIL ingenieros mexicanos NO tendrán un buen trabajo”.

Es obvia su grotesca ignorancia respecto al funcionamiento de la industria y del mercado laboral; pero lo más grave es que un representante de la supuesta nueva generación de políticos repita, sin rubor ni vergüenza, ese cliché de que “los extranjeros se roban los empleos” que tanto nos indigna cuando los estadounidenses nos lo endilgan a nosotros.

¿Por qué es digno de preocupación? Porque, más allá del mediocre populismo, los cuentos patrioteros aderezados de xenofobia terminan derramando sangre. En México ya hemos escuchado ese discurso dirigido en contra de los inmigrantes de origen asiático y las consecuencias fueron trágicas: Más de 300 civiles inocentes asesinados por una turba, azuzada por las mismas estupideces que hoy repite el diputado García.

Esa masacre constituye uno de los más deleznables y menos conocidos episodios de la revolución mexicana. Sucedió en la ciudad de Torreón, el 15 de mayo de 1911. Aproximadamente 300 mujeres, niños y hombres fueron asesinados de la forma más cruel que pueda imaginarse. Y la discriminación no paró allí, al contrario, incluso tomó fuerza de ley durante la época del obregonismo y el callismo.

Por supuesto, entre la publicación del diputado del Partido Movimiento Ciudadano y los asesinatos en masa hay un largo trecho; pero con cosas tan pequeñas como ésta han comenzado todos los genocidios, y en México ya nos pasó, basta con recordar la historia.

Aquí y en todo el mundo, una y otra vez, el “ingrediente secreto” de la macabra recetita se llama nacionalismo. ¿Por qué? La respuesta consiste en que los seres humanos tendemos naturalmente a identificarnos con aquello que percibimos como más cercano o más semejante a nosotros, con nuestro lugar de origen, con nuestros paisanos; al mismo tiempo tendemos a observar con desconfianza a aquellas personas o conductas que nos parecen extrañas.

Desde hace siglos gobiernos aprovechan este sentimiento para convertirlo en una pseudo-religión y una herramienta de control e ingeniería social, manipulada por políticos populistas en busca del aplauso fácil.

Por eso, en el 2015 al igual que en 1911, los cuentos patrioteros y sus delirios xenofóbicos no son inertes fantasías, son armas políticas muy tentadoras y muy peligrosas.

Por cierto…

El grito de moda durante las celebraciones del centenario de la independencia era: “¡Viva México, Viva Madero, Mueran los chinos!”. Un siglo después las redes sociales rezuman la misma hostilidad contra los coreanos, los gringos, los españoles y los propios mexicanos. Parece que el odio no despareció, simplemente sacó una cuenta en Facebook

www.garibaycamarena.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en nuestras redes sociales

yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo