Últimas noticias:

CEESP: Reforma fiscal “pega” a inversión y creación de empleo

La generación de empleos se concentra en rangos salariales bajos, incidiendo de manera importante sobre la capacidad adquisitiva de las familias.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que hasta ahora no se ha logrado tener la cantidad de empleos formales que requiere la población, ni los salarios han tenido una ganancia real importante después de la pérdida que tuvo el poder adquisitivo de 1976 al año 2000.


Efectos de reforma fiscal


De hecho, dijo, la estructura de la creación de empleos se ha modificado, de tal forma que los nuevos puestos de trabajo se concentran en rangos salariales bajos, incidiendo de manera importante sobre la capacidad adquisitiva de las familias.

En su análisis ejecutivo semanal, el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) recordó que de acuerdo con las cifra del tercer trimestre del año pasado, los desocupados en busca de un empleo y los ocupados que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le permite (subocupación), sumaban 6.8 millones de personas, a lo que habría que incluir todos aquellos que cada año se integran al mercado de trabajo. “Esta es la necesidad que tiene el país en materia laboral”, recalcó.

Aunado a lo anterior, apuntó que se tiene una reforma fiscal que más que incentivar el consumo y la inversión sólo ha contribuido a su debilitamiento. “Por una parte, la creación de nuevos impuestos a productos de consumo general y mayores tasas impositivas, agudizaron la precarización del empleo. Por la otra, un sistema fiscal más complejo y caro ha generado un ambiente poco atractivo para la inversión privada. Además, la inversión pública, que tiene un importante papel en el crecimiento y competitividad del país, a través de la construcción de la infraestructura que propicie el mejor entorno para que la inversión privada fluya eficientemente, no refleja resultados favorables en los últimos dos años”.

En este contexto, el CEESP afirmó que el entorno no apunta hacia una recuperación importante, por lo que el pronóstico de crecimiento para el 2015 ya se corrigió a la baja y ahora las autoridades hacendarias anticipan un avance entre un rango de 3.2 y 4.2 por ciento. “Bajo las condiciones actuales de la economía, las estimaciones del mercado se acercan más al nivel mínimo del rango oficial”.

El análisis precisó que para que el PIB de 2015 crezca por arriba de 3.5 por ciento se requieren importantes esfuerzos, sobre todo cuando el mercado interno está estancado y la posibilidad de fortalecerlo requiere de políticas públicas destinadas a estimular la capacidad de consumo.

En este contexto, indicó que el único motor verdaderamente importante que se tiene en estos momentos, es la economía de Estados Unidos, la cual muestra un dinamismo importante. “Sin embargo, esto no hará que México pueda crecer por arriba de 3.5 por ciento si no se consolidan los esfuerzos para fortalecer el mercado interno y el entorno general para la inversión y bienestar del país, a través de hacer frente de manera decidida a los problemas de inseguridad, corrupción e impunidad. Si se logran avances en todo lo anterior, podríamos aspirar a tasas cercanas a 5.0 por ciento para el 2018, como originalmente se estimó a principios del sexenio”, argumentó.

En este orden, señaló que el mercado interno refleja toda la población ocupada y las remuneraciones que percibe, esto es lo que se podemos considerar la capacidad de demanda. No obstante, para que esta aumente de manera sostenible, es fundamental que sus componentes mantengan una tendencia al alza.

@agtz3003

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en nuestras redes sociales

yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo