El altar del Parque Bicentenario tras bambalinas