La crispación social no inició con la campaña electoral

Para comprender la polarización actual, dijo Rodrigo Guerra, hay que asumir que en el actual gobierno se “han acentuado procesos del todo lamentables”.



La polarización y crispación social que vive el país no nació en este proceso electoral, sino que viene de mucho antes y los partidos políticos y sus candidatos la han exacerbado, consideraron expertos.

 

En entrevista con Yo Influyo, Rodrigo Guerra, investigador del Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV), consideró que “el proceso electoral del 2018 realmente recoge procesos sociales, inquietudes, aflicciones que se vienen arrastrando desde hace mucho tiempo atrás”.

 

Pero este proceso no comienza con las campañas sino “a partir de la crisis social, económica y política a la que nos ha introducido el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto”.

 

Estas problemáticas ya existían, “pero con este gobierno “se han catalizado, no se han atenuado y por lo tanto hemos llegado a escenario inédito de exacerbación social y de confrontación”.

 

Para comprender la polarización actual, dijo, hay que asumir que en el actual gobierno se “han acentuado procesos del todo lamentables”.

 

El investigador señaló como ejemplo que, en los países del continente, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en general la pobreza está contenida y en cierto casos disminuye, excepto en México.

 

“Es el único país donde la pobreza se encuentra creciendo particularmente en el gobierno de Enrique Peña Nieto” puntualizó.

 

No obstante, agregó, los responsables de esta polarización “no son sólo los candidatos en campaña sino todos como sociedad, que dejamos a este gobierno de la República corromperse, distraerse, caer en la frivolidad más monumental e incrementar la inequidad y la injusticia social a grados extremos”.

 

Por su parte, Abel Flores, Presidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos (CMDH) opinó que “los partidos políticos han tenido un desgaste en los últimos años, por lo que han tenido que hacer coaliciones para incrementar sus opciones de triunfo, lo que polariza la elección.

 

“la desigualdad social que vive México, hace que haya dos Méxicos: uno pobre y uno rico… hace que la sociedad en sí se polarice”, lo que ha sido capitalizado como botín político.

 

Flores agregó que, en esta elección, todas las coaliciones han hecho propuestas “populistas” para ciertos grupos, pero que no toman en cuenta a todo el conjunto de los mexicanos, enfrentando al México rico con el pobre, “generan odio en la sociedad”.

 

¿Más polarizado que en 2006?

 

Rodrigo Guerra señaló que es difícil comparar procesos electorales, y destacó que el entorno es distinto, pues la importancia del papel de las redes sociales y el impacto de los millennials no estaban presentes, aunque actualmente el escenario como “más complejo”, ya que existe una gran cantidad de factores que nadie puede controlar y señaló que en todos los equipos de campaña hay una gran incertidumbre.

 

Destacó la llegada de miles de maestros a la Ciudad de México en los últimos, dejando en claro, como dijo uno de sus líderes, que el diálogo con la Secretaría de Gobernación no avanza según sus expectativas, por lo que la solución es la confrontación.

 

“¿Quién está detrás en este momento preciso de la CNTE?, no es fácil de determinar el hecho es que hay un ingrediente altamente explosivo que chantajea a la Ciudad de México, y a la Nación entera con ingredientes de tipo anárquico que a veces hasta con conexiones con grupos de guerrilla que hay que tomar en cuenta”, comentó Guerra.

 

Crispación social más allá de lo electoral

 

“El ingrediente decisivo para exacerbar los ánimos es que yo en mi vida cotidiana me vea con menor capacidad de ingreso”, y si a eso le sumamos violencia e inseguridad, estamos frente a “un coctel muy explosivo”, indicó.

 

Aunque México ha tolerado altos niveles de corrupción, “lo que exacerba los ánimos es saber de esa corrupción desde una situación de falta de empleo bien remunerado, de muchas veces de desempleo, de falta de desarrollo en el campo, de falta de oportunidades de trabajo para las personas que no tiene educación y para las que sí la tienen”.

 

Indicó que ese descuido y frivolidad de este último gobierno nos ha colocado en un ambiente de crispación, y señaló que “hoy por hoy tenemos un candidato populista que ha sabido leer con gran astucia este escenario aprovechando los sentimientos nobles del pueblo para intentar ganar la Presidencia de la República”

 

En investigador de CISAV, comentó que pese a cualquier factor externo, como la llegada del Presidente Trump a la Casa Blanca, “no es lo mismo afrontar una crisis internacional como ésta desde la solidez de un pueblo cada vez menos pobre, que desde la fragilidad de un pueblo cada vez más pobre y más inequitativo”.

 

Mientras más crece la brecha entre el sector más pobre y el más rico, también crece el dolor social y permitirlo es del alguien muy irresponsable.

 

El Presidente de la CMDH señaló que “la sociedad mexicana está viviendo momentos de tensión porque el estado mexicano no ha garantizado el derecho humano a la seguridad pública”.

 

Acotó que esa violencia proviene de la “falta de capacidad del Estado de generar oportunidades para todos los mexicanos” y señaló que mucho se enrolan en las diferentes mafias porque no cuentan con otra forma de subsistencia ni educación, ya que con “un pueblo educado tendríamos y generaríamos mucho más oportunidades para todos”.

 

Señalo que hay un hartazgo frente la corrupción generalizada, lo que acarrea un odio de la sociedad hacia los funcionarios públicos y también destacó lo difícil que es acceder a la justicia, a veces en problemas básicos como un problema vecinal.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.