Papa llama a atender a las mujeres, a los jóvenes y a los más pobres en AL

La Iglesia no se identifica con un grupo único, prefiere la polifonía de la fe. Exhortó también a buscar el bien posible. 


Hacer política es optar por la amistad social


El Papa Francisco ante jóvenes políticos de América Latina señaló que entrar en política es apostar por la amistad social.

El Santo Padre pronunció un mensaje al recibir en audiencia en la Santa Sede a una delegación de la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) entre los que figuraban 26 jóvenes que recibieron el curso de formación “Doctrina Social de la Iglesia y Compromiso Político en América Latina. Por una nueva generación de católicos latinoamericanos en política”, encabezada por el presidente de la CAL, el cardenal Marc Oullet.

Jesús amigo – política amistad

Al iniciar su discurso llamó a los presentes “queridos amigos”, pero subrayó que no lo hizo por retórica sino porque Jesús mismo nos llama amigos. Destacó que fundó su “Iglesia con aires de amistad, como un acto de amor”.

Indicó que Dios abraza nuestra debilidad y permite que dejemos el yo para empezar a hablar de nosotros proponiéndose ofrecer esa amistad a todos.

“Ser católico en la política no significa ser un recluta de algún grupo, una organización o partido, sino vivir dentro de una amistad, dentro de una comunidad”.

“Si tú al formarte en la Doctrina Social de la Iglesia no descubres la necesidad en tu corazón de pertenecer a una comunidad de discipulado misionero verdaderamente eclesial, en la que puedas vivir la experiencia de ser amado por Dios, corres el riesgo de lanzarte un poco a solas a los desafíos del poder, de las estrategias, de la acción, y terminar en el mejor de los casos con un buen puesto político pero solo, triste y con el riesgo de ser manipulado”, destacó el papa Francisco.

Y manifestó que Jesús nos hace la invitación a ser amigos suyos, y señaló que si nos abrimos a su invitación aun seremos débiles pero, podremos ver la realidad con una mirada y una pasión diferente.

Legado de san Óscar Arnulfo Romero

Al recordar las palabra de San Óscar Arnulfo Romero señaló que la Iglesia no se puede identificar con ninguna organización y que sólo en ese grupo se puede ejercer la experiencia de fe y además destacó que cuando exista un conflicto entre la fe y la organización se de optar por la fe, porque el compromiso es con Dios y su Reino.

“No todo cristiano tiene vocación política, ni el cauce político es el único que lleva a una tarea de justicia. También hay otros modos de traducir la fe en un trabajo de justicia y de bien común. No se puede exigir a la Iglesia o a sus símbolos eclesiales que se conviertan en mecanismos de actividad política. Para ser buen político no se necesita ser cristiano, pero el cristiano metido en actividad política tiene obligación de confesar su fe”, también afirmaba san Óscar Romero.

La política es una vocación de servicio que promueve la amistad para generar el bien común, así se permite que el pueblo sea el protagonista de su historia y que evita que las “clases dirigentes” crean que pueden resolverlo todo.

Indicó que ante este cambio de época en el que nos encontramos debemos renovar nuestros lenguajes y métodos siendo los jóvenes los que están a la vanguardia para acoger los leguajes símbolos y esperanzas de América Latina y serán quienes deben buscar los nuevos caminos para el continente.

Señaló que los sectores más emblemáticos para reactivar las energías de la región son tres: las mujeres, los jóvenes y los más pobres. Indicó que en sus alegrías, pero principalmente sus sufrimientos son una fuerte llamada a los políticos y en las respuestas que reciban se juega gran parte del mismo bien común.

El Papa afirmó que “constituyen un lugar de verificación de la autenticidad del compromiso católico en la política. Si no queremos perdernos en un mar de palabras vacías, miremos siempre el rostro de las mujeres, de los jóvenes y de los pobres. Mirémoslos como sujetos de cambio y no como meros objetos de asistencia”.

Por otro lado, subrayó la importancia de forjar alternativas viables y flexibles que tiendan al bien posible aunque sea modesto más allá de solo transitar por campañas electorales.

Sobre eventual partido católico dijo “quizá fue esta una primera intuición en el despertar de la Doctrina Social de la Iglesia que con el pasar de los años se fue ajustando a lo que realmente tiene que ser la vocación del político hoy día en la sociedad, digo cristiano. No va más el partido católico”, e indicó que como la Iglesia no se identifica con una solo organización es mejor contar con una polifonía política inspirada por la misma fe.

Celebraciones

El obispo de Roma recordó que en 2031 se celebrarán los 500 años del hecho guadalupano y en 2033 los dos mil años de la redención, por lo que pidió que en el ínterin se difunda la Doctrina Social de la Iglesia para que lleguemos con vastos frutos laicales a estas importantes fechas. Llamó la atención sobre la necesidad de protegernos de las colonizaciones culturales, ideológicas y les dejó su intuición sobre que el camino de América Latina es el mestizaje.

Encomendó a todos los participantes a “San Juan Diego, indígena pobre y excluido” quien fue el instrumento de Santa María de Guadalupe para dar forma a nuestro continente.

“Y que la Morenita del Tepeyac nunca se olvide de nuestra amada “Patria Grande”, eso es América Latina, una Patria Grande en gestación, que nunca se olvide de nuestras familias y de los que más sufren. Y por favor no se olviden ustedes de rezar por mí”, concluyó.

El Papa saludó a la Academia de Líderes Católicos y felicitó que expanda su influencia por América Latina.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.