Uno de los requisitos del Estado de Derecho es la protección de la vida de todos.

El panismo debe buscar incentivos en la política misma, en la vocación de servicio público, en la definición de su rumbo, en la reescritura de su ideario, en la satisfacción de dar la batalla pública.

Es tiempo de enfrentar con firmeza esa declarada política de persecución contra todo lo que suena a religión, especialmente cristianismo.

Reducir los gastos no necesarios para la función legislativa ha sido clamor popular de muchos por años, pero los diputados y sus partidos nunca han hecho caso, han tenido oídos sordos.

Las familias cuyos miembros participan en política no son un monolito como muchos piensan, cada quien tiene su forma de pensar y sus maneras.

Hay muchas formas de participar en la política, es decir en las actividades ciudadanas de la sociedad, para el bien común.

La victoria aplastante del Peje y de Morena nos lleva inevitablemente a recordar la dictadura perfecta del PRI... y a temer que este nuevo gobierno repita aquella dictadura.

¿Cómo opinar sobre temas o asuntos de características técnicas o legales, entre otras, muy complejas, sin tener antecedentes?

Sabemos que una poderosa causa de muchos enfrentamientos con armas y multitud de formas de violencia rutinariamente son debido a las drogas.

El populismo que pertenece a la cultura de la muerte, no es la solución, porque algo bueno no puede fundarse sobre el mal.


Email marketing by Interspire