Se otorgó perdón a mexicanos que habían sido condenados a pena de muerte, tras ser acusados de narcotráfico.

El Papa Francisco afirmó que “la Iglesia siempre ha enseñado de manera coherente y autorizada la defensa de la dignidad de la vida humana”.