El tema de los abusos sexuales al interior de la Iglesia representa un duro golpe a millones de católicos. El proceso de sanación y purificación ha sido un proceso doloroso, pero necesario para una institución más apegada al mensaje evangélico.

El Papa Francisco ha convocado a un encuentro con los presidentes de las 114 conferencias episcopales del mundo para dialogar la prevención de abuso de menores de edad y adultos vulnerables por parte de clérigos o religiosos.

Al sacerdote nicaragüense le han sido levantadas por el papa Francisco todas las censuras canónicas que le habían sido impuestas. Él mismo solicitó su readmisión al ministerio.

El arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, fue declarado culpable por la Santa Sede de graves faltas a la castidad con menores y adultos por lo que fue expulsado de su estado clerical.

Durante la inauguración de la 42ª sesión del Consejo de los Gobernadores del FIDA, el Papa Francisco hizo un llamado a mejorar la calidad de vida de las personas y comunidades rurales.

Durante la Jornada Mundial de la Juventud de este año, el Papa Francisco dijo que la juventud no es el futuro de la Iglesia; es su presente. No es la primera vez: ya lo había dicho en la VI Jornada de la Juventud Asiática, en agosto de 2014. No es un tema que se le haya ocurrido al calor de las entusiastas jornadas panameñas. Es un concepto madurado y meditado ampliamente.

“Fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común”, éste es el principal objetivo del documento eclesiástico que ha unido al Papa Francisco y el gran imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyebcon.

Ante aproximadamente 135 000 personas el Papa Francisco ofició una misa antes de finalizar su viaje a los Emiratos Árabes Unidos.

Cristianos y musulmanes dan un paso histórico en la promoción del diálogo y la paz al firmar el Papa Francisco y el gran imán Ahmad Al Tayeb documento donde condenan la guerra en nombre de Dios.

El Papa, durante su homilía de clausura de la JMJ, invitó a grandes y chicos a escuchar el llamado de Dios; pues para Él no hay edad para llamarnos.