Cuando no hay miedo al error, el ambiente distendido permite centrarse más en el logro de la meta y la facilita.

Parece que hemos olvidado que en nuestro mundo occidental el cristianismo ha sido el motor y la base de nuestra cultura.

El flujo migratorio no es una cuestión México-EU, sino que concierne a centenas de millones de personas en el mundo. Se necesitan nuevas reglas acordadas entre todos.