Sólo a través de la cultura de la vida y del amor, cumpliendo el mandato divino de “amarás al próximo como a ti mismo”, se logrará en lo posible, que no haya nadie que no tenga lo que necesita.

La democracia no ha muerto, nació muerta, y un cadáver no puede morir más de lo que ya se encuentra.

¿Cómo fue que gano la izquierda en México? Fácil, de la misma manera que gana en todos lados; por causa de una pobreza desatendida.

¿Por qué nuestra Historia Oficial que se enseña en las escuelas llaman traidores a nuestros verdaderos héroes y a los traidores los llaman héroes?

A los banqueros de México solo les interesa que el próximo mandatario tenga planes para garantizar la estabilidad macroeconómica del país, que las reglas sean claras y la banca pueda actuar como hasta ahora, usando sus estrategias de mercado.