El presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado confía en que el presidente electo tomará la mejor decisión referente a donde debe estar ubicado el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

El equipo de trabajo de Andrés Manuel López Obrador ha mostrado señales de descontrol y falta de orden.

Algunas de las estrategias del gobierno que está por comenzar parecen alejadas de lo que debería ser un buen desempeño por parte del Estado, por ejemplo, el generar políticas públicas que mejoren la vida de los ciudadanos.

En su afán por señalar la culpabilidad de todos por unos cuantos, el presidente electo y sus hordas legislativas no ha hecho más que sembrar el temor entre quienes veían con buenos ojos un cambio en el liderazgo del país y, concretamente, en sus áreas de trabajo.

Una cosa son las ofertas, los contenidos, las narrativas y las promesas de campaña, y otra muy distinta, lo que se tiene que comunicar a la hora de ejercer el poder en la administración pública.

A los ganadores que les gana la gana. Tienen que salir a los medios todo el tiempo, recordarle a los demás el triunfo apabullante, que ellos van a gobernar, que el pueblo les dio un gran mandato y que las cosas van a cambiar en el país.

La Coparmex, ha venido planteando y ahora insiste en la imperiosa necesidad de que se constituya un Consejo Fiscal Independiente, conformado por especialistas.

La liberación de Gordillo y la debilidad ante Javier Duarte son una clara muestra de la putrefacción del sistema de justicia que los mexicanos esperan que cambie con el nuevo gobierno.

José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público, dejó claro que la economía no será un problema al inicio del próximo gobierno encabezado por AMLO.

El México en blanco y negro se apodera del escenario, personajes que salen de ultratumba para colocarse en el nuevo gobierno, o salen de la cárcel también para manifestar su adhesión al movimiento.