La cercanía del gobierno de López Obrador con la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela puede darnos una idea del rumbo que quieren tomar para México. Sólo hay que recordar el refrán: Dime con quién andas y te diré quién eres.

Este 2 de febrero se cumplen dos décadas en Venezuela bajo el yugo del chavismo y el imparable declive económico que este ha traído a su país.

Las decisiones del presidente López Obrador son contradictorias y están afectando a miles de mexicanos. Casos como el despido de burócratas, desabasto de gasolina, declaración patrimonial imposible de creer, militarización del país con la Guardia Nacional son muestra de ello.

Andrés Manuel López Obrador parece imparable ante sus malas decisiones e iniciativas y con el respaldo de toda su bancada de Morena, dirige a México hacía una de sus peores épocas en su historia.

Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel, presidentes de Venezuela y Cuba, no serán invitados a la toma de protesta del brasileño Jair Bolsonaro.

México sufre en un gran cambio para su forma de gobierno, está pasando a convertirse a un régimen totalitario, todo esto tras la victoria de Andrés Manuel López Obrador como presidente, lo que se puede comparar con otras gubernaturas presidenciales de otros países que no han terminado nada bien.

La victoria aplastante del Peje y de Morena nos lleva inevitablemente a recordar la dictadura perfecta del PRI... y a temer que este nuevo gobierno repita aquella dictadura.

No es ningún secreto que la mayoría de los mexicanos está preocupada porque el grupo de López Obrador llegue a controlar suficientes cargos en los poderes federal y locales.

Como sabemos, la dictadura venezolana no solamente no provee de medicamentos e insumos médicos críticos para el sistema de salud, público y privado, sino que impide su importación.

En Venezuela "ya no hay conflicto ideológico entre derechas o izquierdas", sino "una lucha entre un Gobierno convertido en dictadura y todo un pueblo que clama libertad".