Señor presidente, ya no es posible seguir escuchando en su conferencia mañanera sus ocurrencias y pretextos para seguir con la popularidad que tiene. Ya no está en campaña, ya no puede seguir ofendiendo y descalificando a las instituciones y personas que no comparten su opinión o que señalan la situación real de México en su economía y sus dependencias.