El Partido Popular, Ciudadanos y Vox convocaron a una multitud de alrededor de 200 000 personas en una plaza de Madrid.

Este partido político surge en España como una opción nueva para aquellos que están hartos de partidos y líderes que actúan con un profundo autoritarismo.

Las elecciones de la región de Andalucía representó la debacle del PSOE, partido en el gobierno y un voto mayoritario por las causas de los ciudadanos de a pie.