En la medida en que todos estemos enterados de lo que ocurre en este momento en la ONU, sabremos a qué atenernos en los próximos años. 

El flujo migratorio no es una cuestión México-EU, sino que concierne a centenas de millones de personas en el mundo. Se necesitan nuevas reglas acordadas entre todos.