Más de 20 naciones del continente aprobaron la resolución, que condena los ataques al clero y a la Universidad Nacional.

Miles de ciudadanos marcharon en contra de la represión gubernamental, mientras los obispos no cejan en su labor de mediación en el Diálogo Nacional.