En México seguimos padeciendo a políticos chaqueteros que parece no luchan por ideales, sino por acomodarse con el mejor postor sin importar las incongruencias de sus postulados.