Un órgano sin participación de trabajadores ni patrones decidirá el registro de los sindicatos.

La próxima secretaria del Trabajo tiene una carrera política en ascenso y una preparación académica indiscutible, aunque muy poca experiencia en temas laborales.