Gracias por transformar la vida de sus alumnos, en hombres y mujeres que hoy queremos aportar nuestros talentos en hacer mejor este pedazo de patria que Dios nos dio.

Los obispos mexicanos reflexionan sobre la reconstrucción del país, que no puede omitir la lucha contra flagelos como la violencia y los asesinatos.