En medio de una Nicaragua en crisis, su presidente, con más de 10 años en el poder, acusó a los obispos de unirse a “las fuerzas golpistas”.

Las protestas contra Daniel Ortega continúan y dos activistas destacados fueron privados de su libertad en condiciones ilegales.

El gobierno de Nicaragua consideró como injerencista la propuesta de un grupo de países de la OEA de instalar una comisión de seguimiento al diálogo con opositores en ese país.

El cardenal de Managua, Leopoldo Brenes, aseguró que los obispos se mantendrán en la negociación con el régimen de Daniel Ortega como un servicio al pueblo, al que pidió no perder la esperanza.

Ante la violación de Derechos Humanos que se vive en Nicaragua, diversas asociaciones reunieron 42 mil firmas para pedir que se destituya al presidente Ortega.

En entrevista con Yo Influyo, la nicaragüense Xiskya Valladares llama la atención sobre la brutal represión del gobierno de Daniel Ortega contra los manifestantes y sobre los ataques contra la Iglesia en su país. 

Miles de ciudadanos marcharon en contra de la represión gubernamental, mientras los obispos no cejan en su labor de mediación en el Diálogo Nacional.

La Conferencia del Episcopado Mexicano envío un mensaje de apoyo a los obispos nicaragüenses que fueron atacados por grupos progubernamentales.

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos confirmó que la represión del gobierno que encabeza Daniel Ortega incluye operativos fuera de la ley.

Amnistía Internacional denunció que el gobierno de Daniel Ortega tiene la política de “disparar a matar” contra los opositores a su gobierno.