Miles de personas marcharon para manifestar su desconecto por la decisión del presidente electo de cancelar el aeropuerto en Texcoco, pero también para decir “no a consultas simuladas, ni al autoritarismo, ni a intereses particulares”.

Ciudadanos subrayan que según la experiencia internacional la legalización de las drogas detienen las actividades del crimen organizado.