Acto histórico para la capital del país, que con ello se incorpora a las entidades federativas, por lo que ya no estará sujeta a un estatuto de gobierno, sino que será una entidad soberana regida por una Constitución propia.