El método de trabajo que utilizará el nuevo Arzobispo Primado de México es la sinodalidad, pasar de un modelo de autoridad vertical a uno horizontal, donde se escucha recíprocamente, se buscan consensos y después se toman decisiones.