Si bien la Iglesia católica reconoce la realidad de los homosexuales y promueve una actitud de respeto y acompañamiento, rechaza la imposición ideológica del lobby LGBTQ.

El Papa Francisco afirmó que “la Iglesia siempre ha enseñado de manera coherente y autorizada la defensa de la dignidad de la vida humana”.