A diferencia de lo señalado por el empresario Carlos Slim, la realidad es que la incertidumbre es lo que está caracterizando el inicio de gobierno de López Obrador.

Donald Trump no es "terminator”, es un “negotiator", sólo hay que mostrarle la ventana de oportunidad que ofrece México para invertir.